scorecardresearch

Marco Asensio, en el laberinto

Roberto Morales (EFE)
-

El jugador del Real Madrid se encuentra en una encrucijada después de que Ancelotti no le haya dado un solo minuto en los dos encuentros oficiales disputados esta temporada

El delantero lleva ya seis campañas en el club blanco - Foto: AFP7 vía Europa Press

Dos partidos han servido a Marco Asensio para adentrarse en una compleja situación con 15 días para solventarla. Cero minutos en la Supercopa de Europa. El mismo camino en Almería, en el estreno liguero y sin la competencia de Rodrygo por el puesto. El mensaje del Real Madrid es claro a un jugador que debe decidir su camino a tres meses de un Mundial al que optaba tras su regreso a la selección.

En una apuesta clara por las rotaciones de Carlo Ancelotti, que ya ha dado minutos a 19 jugadores de su plantilla, el balear no ha contado para el técnico italiano. Los minutos de pretemporada han desaparecido en partidos oficiales. Su nombre aparece junto al del segundo portero Andriy Lunin, el defensa Jesús Vallejo o dos jugadores a los que se les anunció que no cuentan, Álvaro Odriozola y Mariano Díaz, entre los únicos que han sido espectadores en los dos primeros triunfos.

Es la nueva realidad del delantero, que debe decidir con rapidez o perderá el tren del Mundial. «Asensio es jugador del Real Madrid y hasta que lo sea así lo considero», señaló el entrenador tras lanzar un mensaje que llegó al jugador con la ausencia de minutos en partidos en los que agotó los cinco cambios que podía realizar.

«Si merece jugar, va a jugar», añadió, dejando entrever que hay razones por las que no ha dispuesto de minutos. «Tenemos en cuenta lo que aportó el año pasado en el que marcó muchos goles. Es un jugador importante pero tenemos que esperar al 31 a ver lo que pasa y lo que decide», añadió Ancelotti, dejando pistas sobre lo que ocurrirá hasta que el mercado se cierre.

Y es que el Real Madrid cuenta con un jugador que ha cumplido seis años en sus filas, en una edad perfecta para seguir progresando, 26, pero no a cualquier precio. El club marca los tiempos y las condiciones. Las pretensiones de Asensio, que cambió el representante de toda su carrera por Jorge Mendes antes de encarar el último de los años firmados en su contrato, en un acto que ya habló de sus intenciones, según ven en la 'casa blanca', están lejos de la propuesta de renovación que recibirá.

La ausencia de ofertas por el jugador es una realidad en las oficinas del club merengue, según deslizan desde dentro. El interés de clubes de la talla del Arsenal o Milan, no fructificó en una propuesta que tuviese que ser valorada y el club espera a que el jugador se pronuncie en los 15 últimos días de mercado. «Hasta el 31 si algo cambia en su cabeza nos adaptamos», reconoció el técnico equiparando los casos de Ceballos y este.

La gestión de talento de Ancelotti está fuera de duda. No quiere perder al andaluz, que se incorporó a la pretemporada con más ganas de marcharse que de quedarse, y le ha dado minutos en los dos encuentros para mostrarle que, pese a la llegada de más competencia en la medular, será siempre opción en un curso de rotaciones.

El sueño del Mundial

Asensio se ganó el pasado curso su regreso a la selección tras un año y medio de ausencias. El hambre mostrado en el Madrid en los 2.137 minutos que recibió y ser el tercer máximo goleador de la plantilla con 12 goles (su récord en el club), no pasaron desapercibido para Luis Enrique, que le sumó a la lista de candidatos para disputar la cita de Catar.

Esos pasos al frente dados hasta el día de su vuelta en Praga, con buenas sensaciones, los desanda en un momento clave, a solo 100 días de que el balón eche a rodar para España en el Mundial. Cuando el seleccionador diseña la lista definitiva estudiando cada momento individual de sus jugadores. Y Asensio, relegado al banquillo, en una situación que está obligado a desbloquear.

El jugador quiere más protagonismo, su idea de cambiar de aires se modificó cuando vio la resolución del 'caso Mbappé', pero la progresión de Fede Valverde, cada día más instalado como titular, la competencia con Rodrygo y sentir la apuesta del Madrid por Eden Hazard, han mermado su confianza. Está 'entre la espada y la pared'.