scorecardresearch

Una ciudad diversa y equitativa

D.V.
-

El sexto objetivo de la Auva 2030 apela a la dimensión social de la sostenibilidad

Una ciudad diversa y equitativa - Foto: Víctor Ballesteros

La sexta de las prioridades estratégicas que se plantea la Agenda Urbana de Valladolid 2030 (Auva 2030), un plan para encaminar la ciudad hacia la transición ecológica y reducir su impacto ambiental que cuenta con la financiación de los fondos Next Generation de la Unión Europea, apela a la dimensión social de la sostenibilidad. De esta forma, tal y como hace referencia el plan, para que una localidad pueda ser merecedora de la distinción de sostenible, esta tiene que tratar de ser una urbe justa y equitativa, además de apostar por un enfoque transversal a favor de desarrollar la inclusividad en todos los espacios de su actividad.
En este sentido, para consolidar a Valladolid como un entorno diverso y socialmente cohesionado, la Auva 2030 sostiene que el diseño del mismo tiene que preocuparse y fomentar dicha inclusividad. Siguiendo esta línea, aspectos como el impulso de una población que cuente con espacios diversos e integradores que ponga el foco de atención en las personas más vulnerables y que integre la búsqueda de la igualdad en la esencia del conjunto de todas las políticas municipales se convierten en los pilares esenciales para la construcción de este modelo de ciudad.
Así, algunos de los instrumentos para lograr este eje estratégico contemplan el desarrollo de una serie de iniciativas entre las que destacan la regeneración de los entornos urbanos de los barrios más desfavorecidos para reducir el riesgo de pobreza y exclusión social; la adopción de los sistemas de acogida a las necesidades actuales, como por ejemplo los flujos migratorios o la atención especial a las nuevas realidades emergentes surgidas debido a la crisis provocada por la pandemia de la covid-19; y el favorececimiento de la cultura del habitar, integrando la calidad arquitectónica y de habitabilidad como uno de los principales vectores de calidad de vida y de cohesión social y cultural. Asimismo, a estas claves se le suman otros enfoques como el aumento de la seguridad ciudadana o el fomento del asociacionismo de barrio.
Por otro lado, también adquieren una vital importancia otras líneas de actuación, como bien son la lucha contra cualquier tipo de discriminación y la búsqueda de la igualdad de oportunidades de trato, de acceso al mercado de trabajo y la vida pública desde una perspectiva multidimensional. Y todo ello con el fin último de tratar de reducir el riesgo de pobreza y exclusión social en entornos urbanos desfavorecidos, además de promover la búsqueda de la igualdad desde una perspectiva de género, edad y discapacidad. 

Proyectos estratégicos

En cuanto a los planes y estructuras de implantación asociadas a la consecución y avance hacia una ciudad más diversa y socialmente cohesionada, la Agenda Urbana de Valladolid contempla la puesta en marcha de una variada propuesta de proyectos entre los que se incluyen el plan municipal de accesibilidad, Valladolid InclusiVA; el plan de igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres; y el plan municipal del colectivo de las personas mayores.
Un amplio catálogo de iniciativas que se complementa con el plan municipal para la cooperación al desarrollo, el de convivencia ciudadana intercultural y el observatorio de derechos humanos, entre otras medidas destacadas.

Un plan dirigido a fomentar el empleo y la emancipación juvenil

Fomentar la autonomía de los jóvenes en materia de empleo y vivienda constituye uno de los ejes clave del IV plan municipal de juventud.
Así, se han propuesto varias políticas que se desarrollarán a lo largo del periodo 2021-2024 y que cuentan con un presupuesto estimado de 180.000 euros (compartido con promoción juvenil). Entre ellas destacan el servicio de orientación e información del empleo en los espacios jóvenes, la organización de encuentros o foros de intercambio de experiencias, la puesta en marcha de sesiones formativas para mejorar la empleabilidad y facilitar el empleo de jóvenes con discapacidad. Igualmente, se ofrecen servicios de asesoría sobre vivienda, programas de ocio, así como la promoción del intercambio y el reciclaje.

Acciones locales para combatir la pobreza energética 

Con el objetivo de paliar la escasez de recursos de la unidad de convivencia y hacer frente a los gastos relacionados con la vivienda el Ayuntamiento ha puesto en marcha dos líneas de ayudas.
Por un lado, las prestaciones destinadas a personas especialmente vulnerables para atender los gastos de energía y otros costes para el disfrute y mantenimiento de la vivienda (basuras, alcantarillado o comunidad). De este modo, en 2021 se concedieron 786 subvenciones por una cuantía de 315.000 euros.
Otro tipo de ayudas son las dirigidas al apoyo de los pagos de hipoteca o alquiler para evitar que las familias pierdan sus residencias por impagos, para lo que el pasado año se concedieron 1.073 ayudas por un importe total de 869.063 euros.