Un pavo real, medallones y un guiño a los cofrades

Manuel Belver
-

José Antonio González Gerbolés prepara, por décimo cuarto año consecutivo, la alfombra para la procesión de la patrona. Este año con la ayuda de la 'Asociación de Alfombristas do Corpus Christi de Ponteareas'

Alfombra floral en honor a la patrona. - Foto: Jonathan Tajes

La alfombra floral que, como cada 8 de septiembre recibe a la patrona de Valladolid, la Virgen de San Lorenzo, en la Plaza Mayor, contará este año con varias novedades. De unos 60 metros, tendrá dos partes, ambas con diferente diseño y diseñador, ya que por primera vez tendrá unos artistas invitados y llegados de fuera, los miembros de la ‘Asociación de Alfombristas do Corpus Christi de Ponteareas’.
«Son de los mejores alfombristas de España y se han ofrecido a hacer un tramo de la nuestra. Así que, al ser invitados, realizarán la parte central de la misma, de unos diez metros», confirma José Antonio González Gerbolés que, por 14º año consecutivo, se encarga de diseñar este tapiz como ofrenda a la virgen. 
Los alfombristas gallegos destaparán en Valladolid el tarro de las esencias con una imagen de un pavo real -icono del cartel anunciador de estas fiestas patronales. Además, en el mes de abril de 2020 se cumplirán 90 años desde que doña Isabel Aranguren, viuda de Zuazagoitia, regaló al consistorio vallisoletano dos ejemplares de esta especie- realizada con pétalos. «Su técnica es diferente a la que usamos aquí. Ellos utilizan pétalos, que traerán para la ocasión, y nosotros marmolinas coloreadas. En este caso, para nuestros 50 metros necesitaremos unos 3.800 kilogramos», apunta Gerbolés, que también tiene ya claros los motivos que presentará en su parte de la alfombra: «Serán 14 medallones, siete a cada lado de esa parte central. Usaremos siete colores para realzar y dar vida a la alfombra. Además arrancaremos con el escudo de Valladolid en honor a la patrona y acabaremos con el logo de los Jóvenes Cofrades, que quieren acoger el VIII Encuentro nacional de Jóvenes de Hermandades y Cofradías en 2020».
Así que en la noche del 7 al 8 de septiembre, catorce miembros llegados de Ponteareas trabajarán en esos diez metros de la alfombra: «Estamos en continuo contacto para ir cuadrando todo». «Hoy en día, nadie es capaz de imaginarse el Campo Grande sin sus pavos reales», señalan desde la Asociación de Alfombristas do Corpus Christi. 
Mientras, como suele ocurrir cada año, José Antonio Gerbolés hace un llamamiento a la ciudad de Valladolid y a sus ciudadanos para colaborar en la colocación de la alfombra: «Estaremos desde las dos de la madrugada trabajando sobre la Plaza, aunque pedimos a la gente que venga sobre las seis de la mañana para poder colaborar con nosotros».