El plan de infraestructuras turísticas arranca en Zamora

SPC
-

EL observatorio, plenamente accesible, supone el primer proyecto terminado de los nueve contemplados en el programa que inició sus obras en mayo con una inversión de 4,5 millones

El plan de infraestructuras turísticas arranca en Zamora

La Junta de Castilla y León puso ayer en marcha el Programa de Infraestructuras Turísticas en las Áreas Naturales de Castilla y León con la inauguración en Zamora de una pasarela-observatorio en el Centro del Lobo Ibérico de Castilla y León ‘Félix Rodríguez de la Fuente’, ubicado en la localidad de Robledo, y que ha supuesto una inversión cercana a los 80.000 euros. De esta forma, el Ejecutivo autonómico inicia la inauguración de los nueve primeros proyectos incluidos dentro de este plan y que comenzaron a construirse en mayo con una inversión total de 4,5 millones de euros. La Consejería de Fomento y Medio Ambiente, a través de la Fundación Patrimonio Natural de Castilla y León, prevé la ejecución de diversos proyectos en las cinco provincias, incluyendo todas las fases previas necesarias para la construcción, mejora y adecuación de infraestructuras, entre los que destaca una red de miradores y de equipamientos orientados a distintos tipos de usuarios.
Las nuevas instalaciones, estrenadas ayer por el consejero del ramo, Juan Carlos Suárez-Quiñones, están recién concluidas y son accesibles también para personas con discapacidad, para que el visitante se puede recrear viendo a la nueva manada de lobos que acoge las instalaciones zamoranas. Se trata de una construcción de madera donde, desde el observatorio del Tenadón el visitante puede acceder, de forma elevada y a través de un bosque de pinos, hasta un recinto en el que es posible observar a la nueva manada, constituida por los tres cachorros y sus padres.
«El incremento de un turismo sostenible y responsable con la adecuada conservación de estas zonas, favorece la consolidación de su población y la creación de nuevos puestos de trabajo en el medio rural, conservando los existentes; cuestiones todas ellas de interés general para la Comunidad de Castilla y León», destacó Suárez-Quiñones durante el acto. 
Niebla, Luna y Félix

Desde el nuevo observatorio el visitante podrá disfrutar viendo la actividad de la última manada constituida, formada por los tres últimos cachorros, nacidos este mismo año –Niebla, Félix y Luna–, y sus progenitores, Sauron y Jara, de nueve y siete años, respectivamente. Sauron nació en el Parque de la Naturaleza de Sendaviva, en Arguedas (Navarra) y fue cedido siendo cachorro al Centro del Lobo Ibérico de Castilla y León.
La historia de Jara es más singular. Esta loba fue dejada anónimamente en el cajón de recepción del Centro de Recepción de Animales Salvajes de Villaralbo, Zamora, en octubre de 2013, junto a una nota que decía que la habían encontrado en el campo y que ‘creyendo’ que era un perro la habían llevado a casa, donde convivió con la familia hasta que se dieron cuenta de que era un lobo, siendo entonces entregado de forma anónima a la Junta de Castilla y León.
Esta manada se ha sumado a otra formada el año pasado tras el nacimiento de otros cuatro cachorros, Llagu, Mancha, Sanabria y Tera, nacidos en mayo de 2019, hijos de Oscura y Atila.
En la actualidad, viven en el centro un total de 14 ejemplares de lobo ibérico, nueve hembras y cinco machos. De estos 14 ejemplares, la mitad son adultos y la otra mitad lobeznos.