La juez archiva el caso del atracador de Arroyo pese al ADN

A.G.M.
-

La titular del Juzgado de Instrucción 5 exonera a Miguel Ángel V.A. a las 24 horas de dejarle en libertad con cargos porque su descripción física no coincide con la que dieron los testigos

Detenido gracias al ADN el atracador de un banco de Arroyo

La magistrada titular del Juzgado de Instrucción 5 ha decretado el sobreseimiento de la causa contra el hombre de 61 años arrestado por la Guardia Civil acusado de ser el autor de un robo a punta de pistola cometido en un Banco Sabadell de Arroyo de la Encomienda el 29 de junio de 2015 y en el que el ladrón consiguió escabullirse con el botín de 7.000 euros a través de un garaje comunitario de La Flecha, dejando allí parte de su ropa.
La decisión de la juez Soledad Ortega llega solo 24 horas después de que la Guardia Civil presentase en sede judicial a Miguel Ángel V.A. acusado de aquel atraco. Aunque en un primer momento, el lunes 10, la magistrada ordenó solo su puesta en libertad provisional con cargos, pero recogiendo en el auto que había «indicios bastantes para estimar  responsable criminalmente del delito de robo con violencia e intimidación al detenido», en un auto de fecha 11 de febrero al que ha tenido acceso El Día de Valladolid decreta el sobreseimiento provisional de la causa contra este vecino de Arroyo, ordenando igualmente el archivo de las actuaciones, ya que «no existen motivos suficientes» para atribuírselo a a Miguel Ángel V.A., a pesar de que los análisis del Laboratorio de Criminalística de la Guardia Civil situaban su ADN en aquellas prendas de ropa que el atracador abandonó bajo un coche de aquel garaje de La Flecha.

DONÓ LA ROPA

La tesis defendida por su letrado, Alberto Gómez, y que ha sido avalada por este auto de la juez de Instrucción 5, es que la presencia del ADN en la ropa es meramente circunstancial, puesto que, en aquella época, el hombre «tuvo que vender y donar multitud de ropa, junto con otros enseres y muebles, ya que su vivienda iba a ser embargada». La ropa, según la versión aportada por el detenido, habría terminado en un mercadillo solidario y allí «estaban las prendas que se llevó el verdadero autor de los hechos», dice Alberto Gómez. De ahí que saltase la coincidencia entre el ADN aislado en esa ropa y el de Miguel Ángel V.A., cuando éste fue arrestado hace unas semanas por un robo con fuerza y su perfil biológico se incluyó en los archivos de Interior.
El abogado defensor añade que, además, la descripción física del presunto autor no coincidiría con la de su defendido. Al parecer, las imágenes de las videocámaras de la sucursal y las testificales de los empleados del banco, «refieren que el autor fue un hombre joven, de unos 30 años de edad, moreno y con barba, de complexión delgada y atlética, de 1,80 metros de altura», mientras que el vecino de Arroyo es «una persona de 61 años, con poco pelo y canoso, sin barba y de más de cien kilos de peso», según la descripción del letrado.
Los hechos se remontan al día 29 de junio de 2015 cuando una persona armada con un revolver entró en la oficina que el Sabadell tiene en la plaza de España de La Flecha y amenazó con ella al único empleado de la entidad. Se hizo con el dinero de los dispensadores automáticos de la entidad (7.000 euros) y luego huyó a pie. Al verse acorralado por la Guardia Civil, se coló en un garaje comunitario y allí se despojó de parte de la ropa y el arma utilizada, escabulléndose.
La Operación Atlander llevaba más de cuatro años abierta hasta que saltó la coincidencia entre el ADN localizado en aquella ropa y el de un detenido por un robo con fuerza en Valladolid, una persona que, además, era vecina de Arroyo de la Encomienda.