scorecardresearch

Turismo quiere subir pernoctaciones con el tirón del fútbol

M.Rodríguez
-

El Ayuntamiento retomará el proyecto piloto presentado en 2018 de paquetes turísticos ligados al fútbol para incrementar la estancia media de estos visitantes

Aficionados del Atlético de Madrid en la Plaza Mayor de Valladolid - Foto: ICAL

Se puede especular y hablar de un retorno de entre10 o 20 millones de euros, según la fuente consultada, pero en la capital no existe ningún estudio oficial y actualizado que mida el impacto que supondrá el ascenso del Real Valladolid a Primera División.

La Sociedad Mixta de Turismo y la Fundación Municipal de Turismo sí que hacen estudios para conocer el impacto de determinados eventos deportivos, pero esta valoración es una de las tareas pendientes, que se afrontará desde varios organismos. Y sobre esta base, diversas concejalías del Ayuntamiento, con la de Turismo a la cabeza, ya se han puesto a trabajar para estudiar cómo monetizar el ascenso con el impulsdo del turismo futbolístico. 

En este caso no se parte de cero, ya que en septiembre de 2018, tras el anterior ascenso del club a Primera, se presentó un paquete turístico ligado, que se comercializará bajo el nombre 'VA! de Fútbol'. Este proyecto piloto incluía la entrada al partido, alojamiento y desayuno en un hotel de cuatro estrellas, una visita turística guiada por la ciudad, el 'Pasaporte de la Tapa' y la tarjeta turística 'Valladolid Card'. «Se hizo con las agencias de viaje para hacerlo atractivo y los partidos en los que se ofertó no salió mal, pero el problema es que la Liga facilitaba muy tarde los calendarios y eso dificultaba paquetizar las ofertas. Además, estaba el problema de los encuentros entre semana, que apenas movilizan visitas», explica Ana Redondo, Concejala de Cultura y Turismo.

Ahora, con la experiencia acumulada, se quiere evaluar bien qué ofrecer para aprovechar el tirón de los desplazamientos de los aficionados. De hecho, diversos estudios nacionales demuestran que los campos de fútbol atraen a un equivalente del codiciado turismo de congresos. Uno de la Universidad de Zaragoza estimaba que Huesca, con la participación de su club en Primera División, había recibido la visita anual de 15.000 personas entre aficionados, profesionales y prensa, cuando el cómputo global de visitantes anuales a la ciudad rondaba los 100.000 turistas. 

A esto se suma, que un reto pendiente en la modernización del negocio del turismo futbolístico es el cuidado del aficionado tradicional. Muchos suelen ser viajeros autosuficientes que planifican sus viajes por sí mismos y no necesitan una asistencia externa para acudir al estadio. Y muchos de ellos no  suelen pernoctar en la ciudad de destino. En este punto, Cultura lleva tiempo negociando con Renfe para la puesta en marcha de bono familiar para incluir en el paquete turistico. «Siempre que hay actividad extra en Valladolid se duplican los convoyes de Ave y Alvia desde Madrid. Pero sin este bono el viaje para una familia de cuatro miembros es caro y esa es una de las causas de que descarten pernoctar», lamenta la edil. De momento, la compañía ferroviaria ha descartado este tipo de promoción. Aunque el Ayuntamiento tiene claro que este medio de transporte es la puerta de entra de las familias a la capital. «Hay que conseguir que el viaje sea barato para que se queden en la ciudad y consuman».

Retener visitantes. Y este es el objetivo claro de cualquier iniciativa que se ponga en marcha en Valladolid. «La clave es retener al visitante deportivo y hacer que esa experiencia  se traslade al disfrute de una ciudad de primera», reitera Redondo. Y eso se pondrá sobre la mesa en la reunión que mantendrán responsables municipales con la directiva del club blanquivioleta la próxima semana. 

En ella analizarán la colaboración previa, la de la oferta de 2018, que se estrenó con un paquete para el encuentro frente al Alavés a un precio de 120 euros. Un coste estándar, que variaba en el caso de los partidos que planteban más conflictos a la hora de conseguir entradas. Ese mismo año también se hizo coincidir algún evento de la programación municipal con los encuentros que movilizan más visitantes. «Esto funcionó muy bien. Y una cata de vino organizada en la Plaza Mayor se llenó con la afición del Athletic de Bilbao.

El planteamiento ahora es captar «turismo de calidad y sostenible» y por eso se plantea ampliar la oferta con visitas culturales y a bodegas, entre otros reclamos, que también podrían incluir merchandising. «Hay que atraer al turista que viene a disfrutar del fútbol para que descubra la ciudad. Ese camino ya está casi recorrido con los aficionados del norte de España y Madrid, pero ahora hay que centrarse en los del Mediterráneo», apunta Redondo. 

Por eso hay coincidencia en resaltar que, más allá de la repercusión económica, lo más relevante es la marca de ciudad y la proyección «enorme» para Valladolid». «Ninguna campaña puede poner el nombre de Valladolid todas las semanas en muchos países del mundo y eso es muy difícil de valorar económicamente», detalla Alberto Bustos, concejal de Deportes.

En el caso de la próxima temporada, una de las bazas con las que se juega es la imagen de Ronaldo, que facilita la promoción internacional de la ciudad. El presidente del club tiene millones de seguidores y es uno de los deportistas más influyentes en redes sociales. Y eso se hizo muy evidente con los miles de felicitaciones, que recibió esta semana, de todas las partes del mundo por el ascenso.

Este 'efecto' ascenso también hará que se renueve toda la imagen del punto de información que se abrió hace unos meses en la estación de tren Valladolid-Campo Grande en colaboración con el club. El cambio incluirá fotografías icónicas de las celebraciones del ascenso, que sacaron a miles de vallisoletanos a la calle para celebrarlo con el equipo.  «Esta oficina ya se ha convertido en la que más visitantes recibe», celebra Redondo.

Más de 1,7 millones de viajes

El Anuario de Estadísticas Deportivas, realizada por la División de Estadística y Estudios de la Secretaría General Técnica del Ministerio de Cultura y Deporte de 2021, refleja que el 3,8% (1,7 millones) del total de viajes realizados en 2020 por ocio, recreo o vacaciones de los residentes en España fueron iniciados principalmente por motivos deportivos. Esta cifra bajó por los efectos de las restricciones por la covid-19, ya que en 2019 representaron el 4,5% (3,9millones) del total de desplazamientos nacionales. La estadística también refleja que el tiempo medio de estancia de estos viajeros fue de tres días en 2020 y de 2,5 en 2019. Y se apunta que el 14,5% se desplazaron el año pasado con paquete turístico frente al 5,7% que lo hizo en 2019. 

Más de 200 euros de gasto medio

El Anuario de Estadísticas Deportivas también refleja que el gasto medio de los turistas deportivos nacionales fue de  219 euros el año pasado y de  208,8 el anterior. Este gasto se dispara hasta los 1.282,7 euros en el caso de los viajeros internacionales, pero este rendimiento no podría ser extrapolable a Valladolid, ya que el equipo no estará en competiciones internacionales. El 5,8% de estos viajeros se alojó en hoteles, mientras que el 4,5% optó por las viviendas de alquiler. Los indicadores del gasto total asociado a los viajes que se realizan principalmente por motivos deportivos certifican que en 2019 supusieron 1.152,8 millones de euros, aunque en 2020 se desplomaron hasta los  522,7 millones por los efectos de la pandemia.