scorecardresearch

Los trece intocables del Pucela de Primera

A.G.M.
-

El club trabaja ya en la plantilla del regreso a la élite del fútbol español con la idea de mantener a la base del grupo con el que se fraguó el ascenso. 'Pacheta' necesita un portero, un central, un par de laterales y algunos hombres de banda

Weissman, Sergio León, Hugo Vallejo, Plano y Aguado, en la celebración del ascenso.

Son trece intocables. Si se mete en esa lista a algún titularísimo de este año, como Óscar Plano y Nacho, quince. Diecisiete si 'Pacheta' decide apostar en Primera por Lucas Olaza y Kike Pérez tras su cesión en el Elche. Y todo lo demás, a expensas de lo que pase con Plata –la compra del extremo vale diez millones y se va a intentar que vuelva otro año en calidad de cedido–, debería de llegar de fuera de Zorrilla. Esos refuerzos de nivel que, a su manera, el presidente Ronaldo Nazário prometió en la fiesta del ascenso.

El Real Valladolid tendrá un presupuesto de unos 55 millones de euros, el triple de los 16 de esta campaña. Los ingresos de los derechos de televisión, que son el gran salto, se van a multiplicar por cinco y también entrará más dinero por el mayor del precio de entradas y abonos, y, en igual sentido, crecerán las partidas a recibir por los patrocinadores y publicidad.

Un montante que, junto al fugaz regreso a Primera, permitirá al club retener a unos cuantos jugadores que, de haber continuado en la categoría de plata, habrían tenido que salir para poder amoldar la masa salarial a un segundo año en LaLiga Smartbank.

Así, 'Pacheta' va a tener la posibilidad de retener a su núcleo duro del ascenso, una base a la que se quiere sumar jugadores que den el salto de calidad necesario para poder asentarse en Primera. Suena el brasileño Reinier, aunque el que parece estar cerca de ser el primer fichaje de la 2022/23 es el centrocampista Borja Sánchez, que termina contrato con el Real Oviedo en unos días. También suena el vallisoletano Escudero y el canterano Sergio Asenjo.

Los que se antojan fijos son Luis Pérez, Javi Sánchez, Sergio León, Monchu, Shon Weissman, El Yamiq, Álvaro Aguado, Roque Mesa, Toni Villa, Joaquín, Anuar y Hugo Vallejo, aunque al extremo se le podría estar buscando una cesión tras su parón de esta temporada por lesión. El decimotercero sería Iván Sánchez, cedido hasta ahora y al que se le quiere fichar por algo menos de un millón. Un caso similar es el de Monchu, que seguirá después de su año de cesión procedente del Granada, tras ejecutar la cláusula de ese contrato.

No ocurrirá lo mismo con Cristo, quien regresará al Udinense italiano después de su cesión; Josema, que apenas ha contado y que va a volver a Elche; y Morcillo, el centrocampista que llegó del Athletic Club y que no ha tenido el protagonismo que se esperaba.

HISTÓRICOS EN DUDA

El área deportiva tiene en la mesa varios casos delicados, jugadores importantes en los últimos años y que o bien finalizan su contrato o ya han  perdido su condición de intocables. Masip y Nacho acaban este mes y van a intentar negociar su continuidad, mientras que este viernes ya se hizo oficial la salida de Kiko Olivas y Hervías. Óscar Plano tiene otro año más, pero no se descarta una salida del club, un camino que está garantizado para Raúl Carnero, Yanko y Waldo.

Un situación que obliga a buscar un defensa central, un par de laterales y varios hombres de banda de nivel Primera División, ante la más que improbable vuelta de Gonzalo Plata.

Lo mismo se quiere para la portería. Parece que solo seguirá Masip o Roberto y, en ambos casos, en calidad de teóricos suplentes de un portero todavía sin nombre, si bien la afición ya sueña con el regreso de Asenjo.