Peleas de gallos: 11 combates y una 'bolsa' de hasta 10.000€

A.G.M.
-

El cabecilla de la velada era un criador de Cantabria y entre los arrestados está el dueño de la nave, un vecino de Tordesillas. También había personas de Asturias, Segovia y Palencia

Trece personas, 22 gallos y mil euros sobre la mesa. Y solo era el primero de los once asaltos que se cree que se habían pactado para esta velada de peleas de gallos en una nave ubicada en las afueras de Tordesillas y donde irrumpió el pasado domingo la Guardia Civil, echando por tierra los planes de los asistentes, llegados desde Asturias, Cantabria, Segovia, Palencia y, claro está, Valladolid. El anfitrión, según detallan fuentes cercanas al caso, es el dueño de esa nave reconvertida en un auténtico centro de combate de estos apreciados animales y a los que se lleva hasta la muerte en cada disputa.
Nadie se atreve a afirmar hasta dónde iba a subir la ‘bolsa’ de esa velada, pero bien podría haberse disparado por encima de los diez mil euros, puesto que la Operación Gallestur se ejecutó en cuanto los agentes empezaron a escuchar el habitual griterío del público. «Las cantidades que se apuestan en las peleas dependen del prestigio y el nivel de los participantes», explican estas fuentes, que apuntan que, en este caso, era un «grupo cerrado» que efectuaba los contactos entre ellos antes de fijar la fecha y lugar de la velada, de un modo siempre clandestino.
La investigación la han llevado los agentes del Seprona (Servicio de Protección de la Naturaleza) de la Comandancia de Valladolid, que detectaron los movimientos de un vecino de Cantabria, dedicado a la cría de gallos, interesado en llevar a a cabo la organización de peleas en la provincia de Valladolid, llegando a celebrar una reunión entre varios propietarios de este tipo de gallos (de la raza ‘combatiente español’) en una nave de Tordesillas.

Trece detenidos en una pelea de gallos en Tordesillas
Trece detenidos en una pelea de gallos en Tordesillas - Foto:
La Operación Gallestur estaba en su fase decisiva. El dispositivo de vigilancia destapó la llegada de más personas, todas ellas con los habituales trasportines para llevar a estos animales. El  griterío activó la redada en el interior de la nave y la Guardia Civil no falló: había un reñidero con cronómetro y demás instrumentos para las peleas, así como útiles para la manipulación de los espolones (para hacerlas «más agresivas») de los animales, que estaban en cajoneras y jaulas.
Además del delito de maltrato animal imputado a los detenidos (los trece quedaron en libertad), también se están investigando las posibles apuestas ilegales en torno a este tipo de actividades.


Más fotos:

Trece detenidos en una pelea de gallos en Tordesillas
Trece detenidos en una pelea de gallos en Tordesillas - Foto:
Trece detenidos en una pelea de gallos en Tordesillas
Trece detenidos en una pelea de gallos en Tordesillas - Foto: