scorecardresearch

Simancas y la UVa redescubren sus bodegas subterráneas

R.G.R
-

El Ayuntamiento y la Universidad de Valladolid elaboran un estudio que permitirá conocer unas 120 bodegas subterráneas existentes en el casco histórico. En una nueva fase se harán rehabilitaciones

201022JT_0026.JPG - Foto: Jonathan Tajes

Paseando por las calles de Simancas nadie podría decir que se trataba de un pueblo elaborador de vino. Sus vías empedradas, estrechas y sinuosas del casco histórico no invitan a relacionar la villa con la elaboración de caldos en siglos pasados. Pero nada más lejos de la realidad. Un convenio de colaboración entre el Ayuntamiento de la localidad y la Universidad de Valladolid ha permitido hacer un estudio de detalle sobre las bodegas subterráneas y se han descubierto medio centenar de ellas y la previsión es que existan unas 120. 

El encargado de recabar toda la documentación ha sido el profesor titular de Construcciones Arquitectónicas en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de la Universidad de Valladolid (ETSA-Uva), Félix Jové, quien con colaboración vecinal ha sido capaz de documentar la existencia de estos espacios que demuestran la existencia de un pueblo vinculado al vino. «Hemos tenido siempre la colaboración de los vecinos y eso ha sido fundamental», indica Jové. 

¿Conocían que Simancas contaba con bodegueros ya desde el siglo XV? Pues algunas de estas bodegas se encuentran en perfectas condiciones. La intención de este trabajo documental es continuar con más fases para su posterior rehabilitación y puesta en valor de cara al turismo. Jové se ha encontrado un conjunto de bodegas más complejo y grande que el inicialmente previsto. 

201022JT_0008.JPG201022JT_0008.JPG - Foto: Jonathan TajesAunque la tipología es diferente en cada caso, normalmente se encuentran a una profundidad de unos siete metros. Las medidas que se están realizando de las bodegas resultarán considerablemente importantes para que en una segunda fase se pueda optar a obtener ayudas para trabajos de rehabilitación. 

«Hay   que   destacar   la   excelente   colaboración   que   estamos   encontrando   por parte de los vecinos para poder llevar a cabo el trabajo», indicó el profesor Jové. 

El gran número de bodegas existente en Simancas ya se hacía notar a través del   estudio   de   la   documentación   histórica.   Basta   con   citar   el   testamento   de Juan   Mosquera   de   Molina,   el   que   fuera   Comendador   de   la   villa,   firmado en 1560, en el que se relacionan sus múltiples posesiones, bienes raíces y juros, y donde   se   enumeran   cuatro   casas   que   había   ido   comprando   a   diferentes vecinos de Simancas, todas ellas con bodega y con sus cubas en el interior. 

En cuanto a los aspectos constructivos, las bodegas se encuentran excavadas en   un   estrato   arcilloso   de   gran   resistencia,   denominado   vulgarmente   'peña', aunque   ocasionalmente   aparecen   betas   un   tanto   arenosas   de   menor resistencia.   Muchas   de   las   bodegas   visitadas   se   encuentran   cimbradas mediante grandes arcos de piedra de sillería, como si de auténticas catedrales se tratara.

 «Se conservan aún, bajo las parcelas y calles del caserío antiguo de  Simancas grandes bodegas subterráneas, construidas muchas de ellas en el siglo XV, que fueron fundamentales para el desarrollo de la villa». El convenio, que se ha desarrollado durante todo este año, tendrá continuidad el próximo hasta completar la planimetría del sustrato excavado. 

El alcalde de Simancas, Alberto Plaza, destacó que este proyecto trata de recuperar un patrimonio «riquísimo» para el municipio y que ha permanecido escondido durante siglos. Desde el Consistorio ya se han realizado jornadas de divulgación para dar a conocer estas bodegas subterráneas, que han incluso días de puertas abiertas, en lo que los vecinos han podido conocer estas infraestructuras en perfecto estado de conservación y que han tenido una gran aceptación. «Se trata de que cada vecino tenga conciencia de la importancia de lo que tiene en casa más allá del propio recurso turístico», matiza el regidor.