scorecardresearch

Las empresas vallisoletanas se abren paso en Arabia Saudí

Óscar Fraile
-

El proceso de apertura económica del país árabe ha hecho que las exportaciones se dupliquen en solo tres años gracias a los sectores agroalimentario y tecnológico

Proxima Systems vende desde hace años a Arabia Saudí equipos electrónicos y programas informáticos de gestión de riego. - Foto: Jonathan Tajes

Hace algo más de cinco años que Arabia Saudí puso en marcha su plan estratégico ‘Visión Saudí 2030’, una iniciativa encaminada a modernizar su economía que está basada en cuatro pilares: reducir su dependencia del petróleo, desarrollar el sector privado, incrementar los ingresos fiscales no petrolíferos y aumentar el empleo. Esta política, obviamente, supuso una mayor apertura a los mercados exteriores, de modo que empresas de todo el mundo vieron allí una oportunidad de negocio que, pese a la crisis sanitaria, sigue vigente.

Las empresas de Valladolid no son ajenas a esta realidad. Justo en el año en el que se anunció ‘Visión Saudí 2030’, la Cámara de Comercio de Valladolid organizó una misión comercial de tres días en Riad para promover la cooperación de firmas locales con compañías saudíes. Por entonces se destacaba «el continuado gasto del Gobierno de Arabia Saudí y el crecimiento continuado del sector privado por la necesidad de grandes infraestructuras, las ciudades económicas y otros grandes proyectos». Y se añadía que, «dada la buena predisposición existente en Arabia Saudí hacia España, se abren excelentes oportunidades para las exportaciones españolas de bienes y servicios».

En ese mismo año, 2016, Valladolid exportó al país árabe por valor de 3,7 millones de euros, una cifra muy similar a la del año siguiente (3,3 millones). Pero en 2018 se empezó a recoger el fruto de las semillas sembradas en los dos ejercicios anteriores y las ventas se dispararon hasta los 11,5 millones, un crecimiento del 247 por ciento en solo un año. Fue, con diferencia, la mayor subida de exportaciones a un país en ese año, por encima del 113 por ciento a Lituania y el 109 por ciento a Suecia, si bien es cierto que se trata de mercados con cifras modestas expuestas a grandes variaciones porcentuales con pequeñas subidas o caídas de las operaciones. Según los datos facilitados por la entidad pública ICEX España Exportaciones e Inversiones, dependiente del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, el salto se produjo ese año en la venta de productos industriales y tecnología, que pasaron de 2,4 a 10,1 millones.

La fábrica de levaduras Lesaffre Ibérica es otra de las exportadoras. La fábrica de levaduras Lesaffre Ibérica es otra de las exportadoras. - Foto: IcalAhí se produjo un punto de inflexión que inició el descenso de ventas de estos productos, compensado con el aumento de exportaciones de alimentación. Así se pudieron registrar el año pasado ventas por valor de 8,6 millones, un 22 por ciento más que en 2019, pese a la crisis sanitaria. El 86 por ciento de esas operaciones fueron productos agroalimentarios, básicamente ingredientes para esta industria, productos para animales y queso, uno de los alimentos que más triunfa en Arabia Saudí. De hecho, según la información facilitada por la Cámara de Comercio, entre las empresas exportadoras están Queserías Entrepinares, Quesera Napoli y el Gran Cardenal, quesería ubicada en Medina del Campo.

Presente y futuro. Pese a la evolución que ha tenido este mercado en los últimos años, todavía hay un amplio margen de mejora. Según sostienen desde la delegación regional de ICEX, «la empresa española tiene margen de crecimiento y puede encontrar oportunidades en el país en sectores de interés como son los relacionados con la manipulación de fluidos (agua) y el sector del turismo, entre otros, a través de una política a largo plazo».

Precisamente del sector del agua es una de las empresas vallisoletanas que abrió camino hace años en Arabia Saudí y que aún mantiene esa relación comercial. Se trata de Proxima Systems, ubicada en el Parque Tecnológico de Boecillo y dedicada a la venta de tecnología para la automatización de riego. De hecho, fue la única empresa de Valladolid que participó en el encuentro empresarial España-Arabia Saudí que organizó ICEX hace poco más de una semana y que contó con la asistencia de 170 compañías de toda España.

Queserías Entrepinares es una de las empresas que exporta a Arabia Saudí. Queserías Entrepinares es una de las empresas que exporta a Arabia Saudí. - Foto: IcalEmiliano Muñoz, CEO de la compañía, asegura que lo que venden en este país son equipos electrónicos y programas informáticos para el manejo de equipos de gestión de agua en el área de riego agrícola. El sector hídrico es uno de los que tiene más posibilidades en Arabia Saudí. No en vano, se trata de un país que no tiene ríos permanentes y una media de precipitaciones anuales inferior a los 84 litros de agua por metro cuadrado en los últimos 10 años (en España es de 650). Además, la población saudí, con más de 34 millones de habitantes, es una de las que tiene la tasa de consumo per cápita de agua más elevadas del mundo, con una media de 278 litros al día. Por ello, se hace indispensable la desalinización y el tratamiento de las aguas residuales.

Y por eso los negocios relacionados con este bien tienen tanto futuro allí. «Nuestras ventas en Arabia Saudí son muy importante, pero hay otros países donde tienen o, mejor dicho, tenemos, la misma necesidad de hacer una buena gestión para no despilfarrar», señala el CEO de Proxima Systems. Muñoz señala que a este país árabe hay que ir «con la mente abierta y con ánimo de integración», por la forma que tienen de hacer negocios allí, «donde el contacto personal tiene mucha importancia».

Los equipos electrónicos que vende esta empresa son capaces de controlar la cantidad de agua que se aplica en una parcela determinada desde una aplicación web que también permite gestionar el resto de parámetros. «Ofrece datos en tiempo real, por lo que se pueden detectar incidencias y tomar decisiones muy rápidamente», señala Muñoz.

Según los datos de ICEX, el número de empresas que exportan desde Valladolid a Arabia Saudí de forma regular, entendiendo como tales las que lo hacen durante cuatro ejercicios consecutivos, se ha duplicado en cuatro años, al pasar de las seis de 2016 a las doce del año pasado. Y no todas pertenecen a los sectores alimentario y tecnológico. Compañías como Crystal Pharma hicieron lo propio el año que viene, vendiendo diez principios activos que supusieron 0,7 millones en facturación, según los datos facilitados por la propia compañía.

Otro ejemplo es Lesaffre Ibérica, que exporta levaduras especiales de última generación, cultivadas en sus instalaciones de Valladolid, a diferentes países de África y Oriente Medio. «Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos son dos de los principales países de destino de estas exportaciones», señalan desde la compañía. «En los últimos meses estas exportaciones se han incrementado a pesar de las dificultades logísticas derivadas de la pandemia y los problemas de tráfico marítimo en el Canal de Suez», señalan las mismas fuentes. En 2020 las exportaciones de Lesaffre Ibérica supusieron casi un 5% de su cifra de ventas. 

Arabia Saudí todavía está lejos de ser uno de los mercados más importantes para Valladolid, pero, a día de hoy, es una gran oportunidad de negocio en sectores muy variados.