«El sistema nos permite estar dentro de la Seguridad Social»

Ó.F.
-

Paz Gallego y Esperanza Fernández son las dos socias de una cooperativa de trabajo que gestiona la escuela infantil del Edificio de Soluciones Empresariales de la Junta

Pocas personas saben tanto de organizarse en cooperativa para poner en marcha una empresa como Paz Gallego. No en vano, forma parte de una desde hace unas cuatro décadas. Se trata de La Nube, la empresa que gestiona la escuela infantil homónima situada en el Edificio de Soluciones Empresariales, en Arroyo de la Encomienda, tal y como hacía hace años con la escuela situada en el Parque Tecnológico de Boecillo.
Se trata de una cooperativa de educación que se creó en la década de los 70 por parte de los padres que querían llevar allí a sus hijos. Los cambios legislativos y las visicitudes a las que se ha enfrentado han ido reduciendo el número de socios hasta las dos actuales: Paz Gallego, que está desde el principio, y Esperanza Fernández, que se incoporó unos años después. Ambas son licenciadas en Magisterio y hacen tareas de dirección porque tienen contratadas a cuatro personas. «Al principio se creó una escuela entre todos los padres y los trabajadores, que eran cooperativistas, pero con el paso de los años ha habido muchos cambios y somos dos personas las que lo gestionamos ahora», explica Gallego.
Hace años todos los padres y profesores participaban y formaban parte de las decisiones que se tomaban. Ahora, con una plantilla de solo dos personas, las funciones siguen estando muy definidas. «Cuando éramos más, todo estaba gestionado por un consejo rector y una asamblea, pero ahora nosotras dos hacemos todo, incluida la parte económica», añade. Una carga de trabajo que también tiene sus ventajas. «Ser dos personas facilita mucho la gestión, por lo menos esa es la experiencia que yo tengo... cuanto menos socios, más fácil es ponerse de acuerdo», señala. De hecho, Gallego asegura que algunas cooperativas de trabajo que fracasan no lo hacen solo por motivos económicos, sino por los problemas entre los socios. «Es algo que nos dicen en la Unión de Cooperativas y o deja de sorprenderme», explica.
Aunque ambas están al corriente de todo lo que se refiere a las empresa, una de ellas se dedica más a la Gerencia y trámites económicos, mientras que la otra se centra en la parte pedagógica de una escuela que en principio está pensada para que los trabajadores del este edificio, perteneciente a la Junta de Castilla y León, lleven allí a sus hijos, aunque las puertas también están abiertas a los vecinos del entorno.
Esta licenciada en Magisterio defiende el cooperativismo porque asegura que «es una forma más económica de crear una empresa que las sociedades limitadas». Nunca se han planteado cambiar la forma jurídica. «Nos gusta este sistema porque nos permite estar dentro de la Seguridad Social, como autónomos sería peor».
La escuela infantil La Nube se define como un espacio «ideal» para los más pequeños. «En esta primera toma de contacto con la etapa educativa, nos esforzamos por conseguir tanto la maduración personal de cada niño como su adaptación al medio que le rodea y, en función de su edad, desarrollamos diferentes programas de juego y aprendizaje que favorecen su desarrollo emocional, intelectual y físico», apunta la página web del centro. La cooperativa gestionó durante 14 años la escuela infantil del Parque Tecnológico de Boecillo, un centro que fue valorado como la mejor empresa de servicios por los propios usuarios del Parque .