scorecardresearch

El nuevo PGOU de Valladolid reserva suelo para la construcción de 23.000 viviendas

M.R.I.
-

La Comisión de Urbanismo dio ayer el visto bueno a los criterios directores para la redacción del nuevo Plan General de Ordenación Urbana, con la oposición de PSOE e IU

El nuevo PGOU considera «primordial» el suelo del área ‘Páramo de San Isidro’. - Foto: Ical

El nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Valladolid, que se está redactando actualmente, deberá respetar doce criterios básicos, que se aprobaron ayer en la Comisión de Urbanismo, con el voto en contra de los dos partidos de la oposición.

El nuevo documento deberá garantizar un modelo urbano viable, sobre la base de la ciudad existente, pero con la redefinición de las nuevas áreas de desarrollo residencial. En este sentido, se procederá a una nueva ordenación del suelo urbanizable, sobre todo de las Áreas Homogéneas. Así, se mantendrán las que tengan ya su ordenación aprobada definitivamente y se reordenarán las que estén tramitándose en este momento. El resto de las áreas, que actualmente están sin desarrollar, pasarán a suelo rústico común, salvo que los suelos deban ser protegidos.

Una decisión que no comparten PSOE e IU, que aseguran que así se mantiene el «actual modelo, completamente inadecuado e incluso nocivo para las necesidades actuales de la población».

Desde el Grupo Municipal de IU advierten que «es una propuesta hecha de la mano de los grandes promotores y propietarios de suelo de la ciudad, a quienes evidentemente beneficia. Las dos áreas que están en esa situación (’Prado Palacios’, al noroeste de la ciudad; y ‘Las Riberas, al sur) suman más de 1.000 hectáreas de superficie y tienen capacidad para 23.000 nuevas viviendas».

Una posición similar a la que defiende el Grupo Municipal Socialista. «El documento plantea el mantenimiento de las áreas homogéneas AH7 ‘Las Riberas’ (que ya tiene una sentencia en contra del TSJ), AH1 ‘Prado Palacio’ (con una previsible sentencia en contra del TSJ por los mismo motivos que la anterior), AH6,Fuente Amarga’; AH8, ‘Los Argales’; AH11, ‘Prado Palacio Berrocal’; AH12, ‘La Varga- Berrocal’, y la polémica AH10, Valdechivillas».

Actividad económica. La revisión del PGOU deberá garantizar que el suelo industrial infrautilizado o en desuso pueda ser regenerado. En este sentido, se incorporará el futuro Proyecto Regional Logístico Agroalimentario en el Camino de Palomares y se reestructurará suelo urbanizable para habilitar un polo agroalimentario y un centro logístico.

Una actuación similar se llevará a cabo en el polígono de Argales, donde se definirá la ordenación para poder rehabilitarlo como área de actividades económicas diversificadas, además de mejorar su accesibilidad y la infraestructura existente, además de adecuar la calidad ambiental de la zona.
El nuevo texto también asumirá la ordenación establecida por el ‘Plan Rogers’, además de contemplar la urbanización de los espacios contiguos a los espacios liberados en La Farola, Las Delicias, La Pilarica y el Barrio Belén.