scorecardresearch

El Ayuntamiento rehabilitará el Puente Colgante

D.V.
-

La redacción del anteproyecto y proyecto cuenta con un presupuesto de 42.350 euros, y abordará las actuaciones a llevar a cabo en el segundo puente más antiguo de la ciudad

El Ayuntamiento rehabilitará el Puente Colgante

El Ayuntamiento de Valladolid someterá al histórico Puente Colgante de la ciudad --el primero de estas características construido en España hace 156 años-- a una rehabilitación integral con un presupuesto de licitación de 42.350 euros, si bien, dada la complejidad de los trabajos a abordar se ejecutará durante tres ejercicios, estando prevista la entrega y finalización del proyecto en el año 2023.

Por el momento, el Consistorio ha aprobado el expediente de contratación del servicio de redacción de anteproyecto, redacción de proyecto y de asistencia técnica a la dirección de las obras que mejorarán de forma sustancial el segundo puente que unió, a finales del siglo XIX, las dos orillas del Pisuerga.

Con la redacción del anteproyecto se expondrán las características principales de las actuaciones a llevar a cabo en el Puente Colgante, tomando como base el documento de estado y patologías redactado por la empresa Incidec, que será aportado por el Ayuntamiento. Así, se definirán cuáles son las actuaciones necesarias en orden a mantener y conservar el puente resolviendo todas y cada una de las incidencias descritas en el documento de patologías previas.

Teniendo en cuenta la intención municipal de eliminar el tráfico rodado del mismo para permitir únicamente el tránsito peatonal y de bicicletas (excepcionalmente vehículos ligeros de emergencias), se establecerán diferentes alternativas para la eliminación completa de las actuales aceras y calzada y la conversión del tablero en un único elemento transitable, acorde con la estructura, estética e historia del puente.

El conjunto de las actuaciones de rehabilitación y las diferentes alternativas de tratamiento deberán estar perfectamente definidas y valoradas, a fin de que el documento pueda ser sometido al examen y aprobación de la Comisión Territorial del Patrimonio Cultural de la Junta de Castilla y León.

Se tendrán en cuenta criterios de accesibilidad universal, diseño para todos, sostenibilidad y protección ambiental y estricta protección patrimonial del bien catalogado sobre el que se pretende intervenir.

Para la redacción del proyecto de rehabilitación, se tendrá en cuenta la aprobación previa realizada por la Comisión Territorial del Patrimonio Cultural de la Junta de Castilla y León y contemplará el total de actuaciones de rehabilitación descritas en el documento de anteproyecto, incluyendo la solución adoptada para el tablero.

Asimismo, deberán tenerse en cuenta, si procede, las posibles condiciones que a tal efecto establezca la Confederación Hidrográfica del Duero en relación con el cauce del río Pisuerga y sus afecciones con las obras de rehabilitación.

En ese documento también se incluirán la definición de las obras de urbanización necesarias para completar la peatonalización total del puente, en concreto, las necesarias tanto en su margen derecha, hasta la intersección con la avenida de Salamanca, como en su margen izquierda hasta el paseo del Cid.

Por último, para la ejecución correcta de las obras, y dado lo específico de los trabajos a realizar, se precisa la concurrencia de la asistencia técnica a la Dirección de Obra municipal.

 

EL SEGUNDO PUENTE MÁS ANTIGUO DE LA CIUDAD

El Puente Colgante (o Puente de Prado) es un puente sobre el río Pisuerga en la ciudad de Valladolid, sobre la calle a la que da nombre y uniendo la avenida de Salamanca con el Paseo de Zorrilla. Es el segundo más antiguo de la ciudad, tras el Puente Mayor, que fue el único paso del río durante 800 años.

La estructura actual es un puente de tipo arco atirantado (bowstring) formado por dos grandes celosías metálicas que sujetan el tablero que se inauguró el 20 de abril de 1865, siendo el primer puente de su tipo construido en España.

Sobre su mismo emplazamiento se proyectó y se comenzó la construcción, en 1852, de un auténtico puente Colgante, cuya ejecución quedó paralizada en 1854 cuando sólo se habían ejecutado los estribos. La segunda estructura heredó de la primera, además del emplazamiento y los estribos, engañosamente el nombre, que se mantiene hasta la actualidad.

Aunque sus partes fundamentales (estribos y arcos) se encuentran en su estado original, pronto debieron comenzar las obras de conservación y adaptación de esta estructura, en particular de su tablero. Ya en 1869, apenas cinco años después de su inauguración, fue necesario realizar unas obras de reparación del piso.

En 1889 se llevó a cabo un refuerzo de las vigas que soportan el tablero, y en 1916 se reformó la calzada, obras con las que el ligero peso de madera original fue sustituido por un firme convencional.

En 1995 la Junta de Castilla y León abordó una restauración completa de la estructura, con sustitución del piso del tablero con un trámex metálico para recuperar su ligereza original y tratamiento anticorrosión de la totalidad de las partes metálicas.

El 24 de enero de 1996 se abrió de nuevo al tráfico tras nueve meses de obras. La última intervención sobre este puente se produjo en 2009, cuando el Ayuntamiento de Valladolid lo repintó en color negro (su color anterior era un marrón muy oscuro, y en otras épocas estuvo pintado de diferentes tonos ocres, marrones y verdes) con fondos procedentes del Plan E del Gobierno de España.

Acorde a la inspección básica del Puente Colgante realizada por parte de la empresa Eptisa con fecha 24 de abril de 2019, en la que se ponen de manifiesto tanto defectos con riesgo de evolución patológica, como defectos con incidencia en la estética, así como las numerosas intervenciones de las brigadas municipales en la continua reparación de las aceras, se ha incluido dentro de los presupuestos municipales de 2021 el presupuesto para la redacción del proyecto.