scorecardresearch

Los 40 años de los autobuses de Auvasa, resumidos en un libro

D.V.
-

El Ayuntamiento edita 'Auvasa 1982-2022. Compartimos un mismo viaje', firmado por el historiador Enrique Berzal de la Rosa, que repasa la historia y los precedentes dle transporte municipal. Se puede adquirir por 10 euros

El alcalde, Óscar Puente, junto al historiador Enrique Berzal de la Rosa. - Foto: Ayuntamiento

El Ayuntamiento de Valladolid ha editado un libro, firmado por el historiador Enrique Berzal de la Rosa, en el que se repasan los 40 años de historia (1982-2022) de la empresa de autobuses, Auvasa, y los precedentes del transporte municipal desde finales del siglo XIX, un servicio que según el autor está "muy identificado" con los vallisoletanos.

El alcalde de Valladolid, Óscar Puente, y el autor del libro han presentado este miércoles la publicación acompañados por el concejal de Movilidad y Espacio Urbano, Luis Vélez, por el gerente de Auvasa, Álvaro Fernández Heredia; y con la presencia de varias decenas de empleados y extrabajadores de Auvasa.

Berzal ha explicado que en el libro 'Auvasa 1982-2022. Compartimos un mismo viaje' intenta en primer lugar convencer a los vallisoletanos de que "este libro se puede leer", sobre todo porque considera que los autobuses de Auvasa son "algo muy de Valladolid" con lo que los ciudadanos se pueden identificar.

Así, ha relatado su experiencia personal de "diez años seguidos cogiendo la línea 7" para ir al colegio Nuestra Señora de Lourdes desde su casa, en Arturo Eyries, por lo que el autobús y los bonobuses fueron parte de su infancia y adolescencia.

De hecho ha ironizado que después ha hecho atletismo y sigue corriendo muchos días porque le inspiró Jesús Mutilva, el hombre recordado por buena parte de los vallisoletanos de cierta edad, que corría detrás de los autobuses "con ese rictus de sufrimiento" porque él le veía desde la parte de atrás de los vehículos.

Tanto Berzal como el alcalde de la ciudad han coincidido en que "la historia de Auvasa es también la historia de Valladolid" porque la empresa de transporte ha "crecido hacia allí donde ha crecido la ciudad y se han creado nuevas infraestructuras", algo que el escritor considera importante porque el servicio se ha estructurado de "arriba a abajo".

El libro no solo recorre los 40 años de historia de la empresa, sino que también repasa la historia desde los primeros mecanismos de transporte urbano, como eran los tranvías tirados por animales, los eléctricos y los primeros autobuses que se pusieron en marcha en 1927 por un empresario de Peñafiel llamado Cipriano Díez Platero, a quien se concedió la licencia si bien resultó ser "un fracaso económico".

La concesión pasó de empresa a empresa hasta que llegó la estabilidad con Hermanos Carrión en los años 40 del pasado siglo, de lo que se pasó a partir de 1979, año en el que ganó las primeras elecciones de la actual etapa democrática el socialista Tomás Rodríguez Bolaños; al proceso de municipalización. En este punto Berzal ha recordado las figuras del primer presidente del Consejo de Administración de Auvasa, José Constantino Nalda; y el concejal dedicado a la movilidad, Pascual Fernández.

"El rojo Bolaños, el azul Tuero y el verde Vélez"

"Desde ese momento a la actualidad Auvasa ha experimentado una transformación brutal", ha recalcado Berzal, que lo ha resumido de manera anecdótica en el cambio de colores del "rojo Bolaños, al azul Tuero -por el concejal 'popular' Manuel Tuero-, y al verde Vélez", pero también para mejorar el servicio y hacer a los autobuses "más respetuosos con el medio ambiente".

Para ello fue "un hito importante" el estreno del primer autobús propulsado por gas licuado de petróleo en 1990, lo que se ha ido "perseverando" en los mandatos posteriores del 'popular' León de la Riva y el actual regidor Óscar Puente, con la progresiva incorporación de híbridos y eléctricos.

Enrique Berzal ha explicado una anécdota para detallar lo complejo que le parece coordinar estos servicios, pues ha recordado que en su adolescencia tenía "mucha manía" a los conductores de autobús porque uno de sus amigos "muchas veces llegaba tarde y no le esperaban", algo que entendió cuando conoció en persona el "cálculo milimétrico" que se tiene que hacer en el centro de control para que los autobuses lleguen a tiempo y mantengan la velocidad comercial.

De hecho, ese centro como ha apuntado el alcalde de la ciudad, se renovará en los próximos meses con la construcción de uno nuevo en el Polígono de Argales, que se suma a la transformación de la empresa, que además de la incorporación de nuevos vehículos más sostenibles vive ya la incorporación de otros servicios a la gestión.

Así, a la gestión del aparcamiento subterráneo de la Plaza Mayor, que corresponde a Auvasa desde principios de este año, se sumarán en las próximas semanas los aparcamientos cubiertos y seguros, el sistema de préstamo de bicicletas BIKI --a partir de los primeros meses de 2023-- y los elevadores y ascensores urbanos.

El Ayuntamiento de Valladolid ha destacado que el libro supone "una oportunidad única para repasar la evolución del transporte público en nuestra ciudad, con una completa documentación gráfica de gran interés, fruto del trabajo de recopilación de documentos orales y escritos que obran en los archivos municipales y en la propia empresa".

Igualmente, se ha contado con los testimonios de trabajadores y trabajadoras tanto actuales como antiguos de Auvasa, que han aportado sus experiencias y con ello "la parte más cercana y humana de la labor llevada a cabo en estos 40 años por parte de la entidad".

En el libro se realiza igualmente una mirada al futuro, de la mano de Luis Vélez en el que se muestra de qué modo Auvasa avanza hacia una nueva era como operador integral de movilidad.

Además, Auvasa ha dispuesto una exposición en la Oficina de Información y Turismo, Acera de Recoletos, en la que se puede adquirir el libro, a un precio de 10 euros la unidad, y además contemplar diferentes materiales y contenidos relacionados con el relato.