scorecardresearch

Los okupas de La Molinera versus un fondo 'buitre'

D.V.
-

El edificio, restaurado para un fallido proyecto de alojamiento, lleva cuatro años reconvertido en el centro social okupado La Molinera. La amenaza de desalojo motiva un manifestación

260619JT_0141.JPG - Foto: J.T.

El futuro uso del inmueble que acogió primero la antigua fábrica de harinas la Perla, con protección de Bien de Interés Cultural (BIC) desde 1991 por formar parte del entorno del Canal de Castilla, y después del único hotel cinco estrellas de la capita, está en el aire. Este edificio se rehabilitó hace casi dos décadas para convertirse en un alojamiento exclusivo, pero siete años después sus propietarios dieron la espantada para sortear graves problemas económicos. El negocio cerró  en los albores de 2017 y desde entonces se han mantenido abiertos distintos procesos judicales por las deudas de la propiedad con trabajadores e instituciones. 
El cierre del hotel conllevó su abandono, con saqueos de material incluido. El espacio sirvió de refugio a sin techo, pero también se convirtió en un foco de vandalismo y se registraron diversos siniestros, incluidos varios incendios. Una degradación que denunciaron los vecinos de La Victoria y que sirvió de argumento para su okupación por un colectivo bautizado como La Molinera. «Desde junio de 2018 el edificio ha sido desinfectado y limpiado a conciencia, rehabilitado, dotado de mobiliario nuevo y decorado con pinturas de reconocidos artistas vallisoletanos», detallan desde el coletivo.
De esa okupación inédita en Valladolid, solo precedida de una de unas semanas para evitar precisamente la construcción de otro hotel, ya van casi cuatro años. Una situación que se ha prolongado, en parte, por el limbo legal en el que se encontraba el edificio.  En este tiempo se han programado numerosas actividades con colectivos de la ciudad y se ha buscado el apoyo de los vecinos y el Ayuntamiento para este «proyecto sociocultural».
Pero ahora, según ha anunciado el propio colectivo el proyecto podría tener fecha de caducidad. «Hace unas semanas recibimos la notificación del Juzgado informándonos de un posible desalojo inminente, tras la adquisión del crédito de la deuda por parte de la empresa Kelona Invest», explican desde el colectivo. 
Esto implicaría que dicha sociedad se ha hecho cargo de las cargas pendientes sobre el edificio, pero este periódico no ha podido hablar con sus responsables, y también se desconoce qué planes de futuro tienen para el mismo. 

 

Resistencia.

08.JPG08.JPG - Foto: J.T.

Esta amenaza de desalojo ha motivado que el colectivo haya convocado una manifestación para este sábado por el centro de Valladolid en contra de los «fondos buitre y la especulación». «Hacemos una apuesta fuerte por la movilización para paralizar el

desalojo. Hay que hacerles entender que este edificio ya tiente gestores», reiteran. De momento, ya han sumado más de 700 apoyos de colectivos y particulars al manifiesto que han hecho público para defender el espacio, con nombres tan conocidos como el cantante de Celtas Cortos, Jesús Cifuente, o el cómico J.J. Vaquero. Además, desde La Molinera anuncian que la movilización es «el pistoletazo de salida de la que será la estrategia de denfensa». «Ante el abuso que sobre la propiedad se ha cometido, al dejar un BIC en total desamparo, y ante la permanente pasividad de las administraciones públicas en su conservación, adelantamos que bajo ninguna circunstancia vamos a consentir que el edificio vuelva a caer en las garras de la economía especulativa. Sería indigno que Valladolid cediese ante las ambiciones de estos entramados financieros», concluyen. 

Los okupas de La Molinera versus un fondo 'buitre'
Los okupas de La Molinera versus un fondo 'buitre' - Foto: ALBERTO MINGUEZA