¿Qué fue de las ecoterrazas?

M.Rodríguez / M. Belver
-

Dos fueron para Pingüinos, una al centro de tenis de Covaresa, la otra al restaurante Sabores y la quinta se encuentra en el vivero municipal instalado en Renedo

¿Qué fue de las ecoterrazas? - Foto: J.TAJES

Valladolid contaba desde la anterior década con algo conocido como ecoterrazas, un proyecto que permitió a algunos establecimientos hosteleros contar con un espacio, cubierto y cerrado con cristaleras y jardinería, con calefacción en invierno y aire acondicionado o refrigeración en verano.
El Ayuntamiento de Valladolid se gastó más de un millón de euros en su instalación (exactamente, como recogía el expediente de adjudicación, 1.025.173 euros), y los establecimientos que disponían de ellas tenían que pagar un canon anual inicial de 10.000 euros, que posteriormente se redujo a la mitad, 5.000 euros.
Fueron instaladas en 2009 por el anterior equipo de Gobierno y en 2013 se aprobó el inicio de su retirada porque no eran rentables y porque, en algunos casos, no se pagaba el canon. Tres estaban en la Acera de Recoletos (número 19 y 23), una en el Paseo de Zorrilla (número 23) y la última en la calle Magallanes. A pesar de que en 2013 se aprobó la eliminación de dos de Acera Recoletos y la de Paseo Zorrilla, unos meses después, sin haber sido aún eliminada, se volvieron a sacar a concurso.
Finalmente en noviembre de 2015 se comenzó con el desmontaje de las mismas. Pero, ¿qué es de ellas ahora?
«Cuando se decidió despejar la Acera Recoletos, al mismo tiempo que recuperar Pingüinos en la Hípica Militar, pedí desde la Sociedad Mixta de Turismo que se trasladasen dos a ese nuevo espacio para poder albergar a la prensa. De hecho, en la Fiesta de la Moto 2016, sucedáneo de Pingüinos que permitió recuperar la concentración, fueron decisivas porque llovió muchísimo y había pocas instalaciones cubiertas con lo que dieron un gran servicio a la organización. Hoy solo queda una porque la otra estaba muy deteriorada y se quitó el año pasado», responde la concejal de Turismo, Ana Redondo, sobre la ubicación de dos de ellas.
Una tercera se encuentra en las pistas de tenis de Covaresa, donde la Federación de Castilla y León de Tenis, que tiene la concesión de la instalación, ha tenido ubicado un servicio de hostelería; otra en el restaurante Sabores, junto al Campo Grande, que se usa como ludoteca para los hijos de los clientes del establecimiento o zona vip en eventos privados; y la quinta debería estar en el vivero municipal que el Ayuntamiento tiene en el municipio de Renedo de Esgueva como espacio para el almacenamiento de material.