Las 'pingüinas' toman la Hípica

Manuel Belver
-
Las 'pingüinas' toman la Hípica - Foto: Jonathan Tajes

La concentración motera Pingüinos cada año se va superando en número de inscritos y cada edición está contando con más ?mujeres. «Cada vez somos más y más con moto», señalan ellas

Las motos es una forma de vida. Hay buen rollo, compañerismo... siempre hay alguien que te va a ayudar». Laura Marta explica así porque es una habitual de concentraciones moteras como Pingüinos. Este fin de semana la campa de la Antigua Hípica Militar es un hervidero de motocicletas y amantes de las dos ruedas. De Valladolid capital y provincia, de prácticamente todas las Comunidades del territorio nacional, incluido un grupo de Canarias, que prácticamente arrancó su viaje después de comerse las uvas y representantes del Viejo continente, como de Francia, Alemania...
El frío, el olor a gasolina y las hogueras son algunas de las características de Pingüinos y de la campa que ocupa desde hace tres años. Y cada edición crece más en número y cuenta con más pingüinas. 
Angy, Ariadna, Piluca, Yolanda y Valeria son cinco de las integrantes de Picabielas, uno de los grupos que acampa todos los años en esta concentración. La mayoría comenzó a hacerlo por familia o amigos y, pese a que muchas viven cerca, de jueves a domingo su casa es la Hípica. 
«Cada vez somos más y más con moto», señala Angelina, que lleva cinco años acampando con este grupo de más de veinte miembros, siete de ellas mujeres. «Esto es una familia, una gran familia. Además cada año hacemos amigos, como los de Villanubla, que están aquí al lado; o la pasada edición unos franceses», añade Ariadna. 
El ambiente... es lo que repiten todos y todas como principal gasolina de Pingüinos. Mientras hablan, unos ofrecen una cerveza a sus nuevos vecinos de tienda; y otros, como José Miguel, el primero en llegar esta edición a los mandos de una trike, se hace fotos y promete chuletillas y pastas a todo el que pase a verle.
Porque Pingüinos es compañerismo, como decía Laura sobre las motos. Ella pertenece a ‘Manicomio Motero’ de Valladolid y ‘Moteros del Arlanza’ de Covarrubias en Burgos: «Todavía hay muchas chicas acompañantes pero cada vez somos más mujeres con moto. En Manicomio Motero somos 3 de una veintena de miembros».
 

[MÁS INFORMACIÓN EN LA EDICIÓN IMPRESA]