scorecardresearch

El Consistorio instala señales de prohibido alimentar animales

D.V.
-

Los restos de esa comida pueden favorecer la proliferación de roedores o insectos

Señal sobre la prohibición de alimentar a animales en la plaza del Ejército de Valladolid. - Foto: Europa Press.

El Ayuntamiento de Valladolid ha instalado 17 nuevas señales en postes en 13 zonas verdes de la ciudad para recordar a los ciudadanos que está prohibido alimentar a animales en la vía y espacios públicos ya que, entre otras consecuencias, los restos de esa comida pueden favorecer la proliferación de roedores o insectos.

Según han explicado fuentes municipales, los nuevos carteles ya se encuentran instalados en distintas ubicaciones de la ciudad para recordar esta prohibición después de que en el último año se hayan tenido que abordar labores de desratización en la Plaza del Ejército y varias zonas verdes de Parquesol.

Concretamente, se han instalado tres señales en el Campo Grande, dos en el Parque Ribera de Castilla; y uno en la plaza del Ejército, parque de Juan de Austria, la zona de las Cortes de Castilla y León, Las Moreras, el Parque Patricia, el parque de Covaresa, el parque de Capuletti, las laderas de Parquesol en la zona de Juan de Valladolid; el parque del Reloj y del Mediodía (también en Parquesol) y en Puente Jardín.

En los carteles se recuerda que alimentar a animales en la vía pública o parques se considera una infracción que puede ser sancionada por el Ayuntamiento con multas desde 150 a 600 euros de acuerdo con la Ley de Ordenanza reguladora de la Convivencia Responsable y Protección Animal.

En el cartel se hace referencia al riesgo de que si se echan alimentos para otros animales, los restos de estos pueden favorecer la proliferación de roedores o cucarachas.

De esta prohibición se excluye la alimentación de colonias de gatos que se encuentra organizada a través del carnet de alimentación de colonias felinas por el que se controla esta actividad.

Cabe apuntar que hace unas semanas el Ayuntamiento de Valladolid tuvo que recordar esta prohibición también ante el brote de gripe aviar detectado principalmente entre ocas y patos de zonas verdes de la ciudad, que se dio por cerrado tras haberse recogido 93 cadáveres de aves.