scorecardresearch
Santiago González

CARTA DEL DIRECTOR

Santiago González

Director de El Día de Valladolid


La hostelería perpetúa el fenómeno de las terrazas

27/03/2022

El sector hostelero ha sido uno de los más afectados por las duras restricciones a las que obligó la pandemia durante los últimos dos años y con el objetivo de salvar los negocios se concedió una cierta flexibilización de la normativa municipal para facilitar la instalación de terrazas que permitiera el consumo en el exterior cuando el interior de los establecimientos estaban cerrados al público. Todo ello fue comprendido unánimemente por la sociedad, que también se mostró solidaria con la eliminación de las tasas durante varios ejercicios, en un esfuerzo por salir todos juntos de esta crisis sanitaria y económica. Sin embargo, desde hace ya unos cuantos meses la situación está normalizada en cuanto a la actividad de bares, cafeterías, restaurantes e incluso del ocio nocturno, lo que ya debe llevar a una 'normalización' en sus relaciones con la administración y con el resto de los ciudadanos. Hasta aquí todo parece tan obvio que quizás no debiera haber sido necesario recordarlo, pero conviene tenerlo en cuenta ante la conflictividad que puede generarse en los próximos meses por el exceso de terrazas en algunos lugares, especialmente el centro histórico, que nacieron durante la covid-19 y que ahora pretenden perpetuarse en el tiempo.
El mapa de terrazas que publica este fin de semana El Día de Valladolid pone de manifiesto las zonas más saturadas y el fuerte incremento impulsado por la aparición de la pandemia. El mejor ejemplo es que el distrito de la Plaza Mayor, que incluye Coca, Poniente, El Val y Cantarranas, cuenta con más licencias para consumo en el exterior (395) que Delicias, Parquesol, Rondilla y La Victoria juntas. Esto, que puede tener su parte positiva, genera problemas para mantener un equilibrio entre quienes disfrutan legitimamente del ocio y quienes también quieren gozar de su derecho al descanso. El Ayuntamiento piensa que una vez alejadas las sombras de la covid-19 el suflé bajará y volverán las aguas a su cauce en el asunto del terraceo. No comparto esta impresión del concejal Luis Vélez, ya que creo que los ciudadanos nos hemos acostumbrado a beber y comer en la calle, por lo que las terrazas aguantan ahora todo el año y seguramente han venido para quedarse.
Por lo tanto, ante esta situación, el Ayuntamiento deberá adoptar algunas medidas. La ordenanza aún no se ha aprobado y parece que el equipo de gobierno no le da la prioridad necesaria para que vea la luz en un breve periodo de tiempo, con lo que no existen unas reglas adaptadas a estas nuevas circunstancias. Las sanciones son mínimas, tanto que no ha habido ninguna en los últimos dos años, por lo que tampoco se están haciendo cumplir escrupulosamente las normas. La pregunta es qué van a hacer desde la Casa Consistorial para satisfacer el derecho vecinal al descanso y permitir que los ciudadanos disfruten de un espacio público como son las aceras, plazas y calles peatonales. Y por supuesto, las plazas de aparcamiento ocupadas por las terrazas de bares que, en muchos casos, nunca antes disfrutaron de instalaciones en el exterior deberían volver cuanto antes a su destino inicial, especialmente las ubicadas en barrios donde existen graves problemas para aparcar los vehículos.
La hostelería puede que aún necesite algunas ayudas para recuperar su actividad económica y poder remontar el descalabro causado por la pandemia, pero hay que tener en cuenta que también hay otros sectores que han sufrido mucho durante estos años y no han sido tan mimados. Todos deben ser recuperados, la ciudad necesita al comercio, a la hostelería, a los centros culturales… y el Ayuntamiento debe velar por todos. Las asociaciones vecinales comienzan a alzar la voz y tienen gran parte de razón en sus reivindicaciones sobre una vuelta a la normalidad anterior a la covid-19 en la hostelería vallisoletana.