La primera olímpica vallisoletana

Manuel Belver
-

Gloria Casado fue, en Moscú 1980, la primera vallisoletana (y castellano y leonesa) en tomar parte en unos Juegos Olímpicos. Lo hizo con 17 años en el 4x100 libres. Hoy es una de las monitoras de la FMD de cursos de natación y aquagym

Gloria Casado, la primera olímpica vallisoletana. - Foto: Jonathan Tajes

Fue olímpica en Moscú 1980. Y lo pudo haber sido unos años antes, en Montreal 1976. Pero para aquella primera cita, Gloria Casado, apenas contaba con 13 años y, aunque hizo las pruebas de selección, tuvo que esperar. Y la espera mereció la pena. En Moscú se convirtió en la primera vallisoletana, «y castellano y leonesa», matiza, en ser olímpica. Lo hizo en la prueba de los 4x100 de la natación, junto a Margarita Armengol, Laura Flaqué y Natalia Mas. Ella nadó el último relevo de las eliminatorias y el de la final. españa fue octava, diploma olímpico... «aunque el diploma no nos lo dieron», matiza. 
Gloria Casado Bermejo nació en Valladolid el 14 de abril de 1963. Empezó a nadar a los 8 años en la piscina Zorrilla, «porque iba una amiga a nadar». Comenzó con los más pequeños, pero a los tres meses ya estaba con los mayores. Primero la dirigieron los hermanos Fernández y luego el que sería su entrenador de siempre, Ramiro Cerdá. «No pasé ni por un curso de natación. Primero entré en el Club Medina y luego en el Fasa Renault», añade. Y pone el acento sobre sus cualidades para la natación en su padre y su tío: «Ellos nadaban muy bien y siempre les quería imitar». Porque en su familia, salvo su hermana, Ana, que fue campeona de españa de gimnasia rítmica, no había genes de deportistas de elite.
Fue campeona de España en categorías inferiores en muchas ocasiones y pronto se asomó al equipo nacional, hasta el punto de hacer, con 13 años, esas pruebas de selección para estar en los Juegos Olímpicos de Montreal 1976. Se quedó fuera por poco, pero ella siguió nadando, hasta hacerse con el oro en un Nacional absoluto, en 100 mariposa. «Tuve la suerte de coincidir con Natalia Mas, una de las mejores nadadoras españolas de todos los tiempos y es verdad que tengo bastantes más subcampeonatos», relata, mientras explica qué se siente al ser olímpica: «Me pillo con 17 años, después de acudir a Europeos, Mundiales, Juegos del Mediterráneo -donde logró un bronce en 4x100 libres; y un quinto y sexto puesto, en 100 libres y 100 mariposa, respectivamente-. Por eso, en su momento no me di cuenta y no le das la importancia que tiene cuando lo piensas ahora, desde lejos».
La primera olímpica vallisoletanaLa primera olímpica vallisoletana - Foto: Por entonces quizá se alegraron más su familia y su entrenador: «La gente que trabajo conmigo y estuvo conmigo esos años. Ahora, hace poco, estuve en Madrid en un homenaje que nos hizo el COE y fui con Ramiro. Recuerdo que cuando yo era nadadora era muy díscola, demasiado, y él siempre confío en mí».
Cuando acabaron los Juegos decidió dar un paso al lado: «Estaba cansada de la vida competitiva. Quería hacer una normal, lo mismo que hacían mis amigos». Y así, con 17 años y siendo la primera mujer olímpica de la Comunidad decidió dejar de nadar. Volvió a competir en 1982, de manera esporádica, para ayudar a su equipo, el Fasa Renalt. E incluso, en 1983, junto a Paloma Gatón, Henar Alonso Pimentel y Maite Albillo, logró ser campeona de España en el relevo 4x100, con récord del Campeonato, en Sevilla. «Nunca tuve suerte con las lesiones, en 1982 me rompieron la nariz; en el 86, un dedo de la mano...», asegura. Y así, a pesar de que su explosividad la podía ser de las mejores en los 50 metros, que hasta entonces no era una distancia reglamentaria, lo dejó definitivamente ese 1986.
«He competido luego en Máster 42-43, pero esporádicamente». Hoy, la que fue la primera olímpica vallisoletana da cursos de natación y de aquagym con la Fundación Municipal de Deportes. Aunque vive en Viana, enseña a nadar en Valladolid. Curiosamente, su última piscina ha sido la de Henar Alonso Pimentel, la que un día fue su compañera de relevos.