El origen de todo

M. Belver
-
El origen de todo - Foto: Jonathan Tajes

Juan Carlos Pastor recorre sus diez lugares favoritos de Valladolid, entre ellos el origen de su pasión por el balonmano

Juan Carlos Pastor nació en Valladolid, «en el hospital Río Hortega», e iba para portero de fútbol. Pero apareció Julio de Paz y se pasó al balonmano. Fue jugador pero sobre todo ha sido y es entrenador. Del BM Valladolid, de la selección española campeona del mundo por primera vez y ahora del Pick Szeged de Hungría. Dicen que de él nació una escuela de entrenadores o mejor dicho, un estilo. Se considera vallisoletano de pura cepa, hace alarde de ello siempre que puede y nunca se olvida de su familia, de su mujer, Pili; y de sus hijas, Beatriz y Marta. Por eso se muestra encantado de realizar un paseo por Valladolid para descubrir sus 10 lugares favoritos en El Día de Valladolid.

 

1.Colegio San Viator (Paseo Juan Carlos I). Su colegio, donde estudió desde 1º a 8º de la Educación General Básica (EGB); donde comenzó a jugar al balonmano y donde aprendió valores: «Es donde recibí mi formación personal, académica y también la deportiva». Allí pasó del fútbol al balonmano gracias a Julio de Paz; jugó y empezó a dar sus primeros pasos como entrenador, con Alberto Muñiz; «y en mi formación personal fue muy importante Jaime Gómez». Además, en la capilla del San Viator se casó y allí hicieron la comunión sus dos hijas, Beatriz y Marta. 


2.Polideportivo Huerta del Rey (calle Joaquín Velasco, 9). Su segunda casa. El técnico comenzó aquí su carrera como primero en el Balonmano Valladolid allá por 1995, estando 18 temporadas al frente del equipo pucelano: «Me dieron la oportunidad de ser el primer entrenador». No olvida que en ese vetusto pabellón comenzó su vida como entrenador profesional... tras el famoso encierro. «Fueron muchas las horas metidas en un sitio de grandes gestas y de remontadas», recuerda Juan Carlos Pastor.


3.Ayuntamiento. Vallisoletano de pura cepa, asegura que el Ayuntamiento es el edificio más emblemático de la ciudad. Ahora vive en Hungría, donde hace patria siempre que pueda de la propia Valladolid, de su gastronomía, de su gente... en el salón de Actos del Ayuntamiento ha sido recibido varias veces en diferentes entregas de premios. Y, además, no se olvida de que fue pregonero en 2005... «y no me tiraron huevos», bromea con ello.


4.Hospital Río Hortega. En el antiguo hospital nació él mismo hace 51 años; en él nació su mujer, Pili; y sus dos hijas. «Hemos empezado todos a vivir allí». 


5.Polideportivo Pisuerga (plaza de México, s/n). Si Huerta del Rey fue su casa porque allí jugaba el equipo que entrenaba, este polideportivo fue el de los dos grandes éxitos, la Copa Asobal y la Recopa. «No era nuestra casa, era de préstamo», señala. En Pisuerga jugó el BM Valladolid los grandes encuentros de Champions o competiciones europeas y, de ahí, esos recuerdos a sabor de títulos: «No es fácil ganarlos y conseguimos allí dos». 


6.Facultad de Ciencias. Otro de esos sitios donde pasó muchos años, concretamente los cinco de su etapa universitaria, ya que estudió Químicas -se licenció orientado en la Química Orgánica-. Recuerda sus prácticas y sus desplazamientos en autobús o bicicleta desde la facultad a los entrenamientos. «Me gustaban las Matemáticas y las Químicas, y cogí esto último por el análisis, al final también se asemeja al análisis del balonmano», apostilla. Llegó incluso a dar clases, antes de ser primer entrenador, en el Seminario de San Viator (3º BUP y COU). «E íbamos de apoyo en el Apostolado, colegio que conocí gracias a eso y al que luego llevé a mis hijas».


7.Cafetería Amanecer (Calle Amadeo Arias, 9). En el barrio de Parquesol, donde más tiempo ha pasado y donde ha visto crecer a su familia. La cafetería era el lugar de su primer café, o bien después de llevar a sus hijas al colegio o bien antes de ir a entrenar. Sitio de confidencias con amigos y de reunión de otros deportistas de la ciudad, como Lalo García, Sergio de la Fuente, Javi Torres Gómez, Alberto... «No puedo dejar de hablar de Paco Fernández, aunque sea del Real Madrid, con el que he mantenido muchas conversaciones de deporte y de la vida», apunta.


8.Fuente Dorada. Lugar de celebraciones de los títulos del Balonmano Valladolid. «Es un sitio especial. Hay sitios de trabajo y sitios de celebración con los aficionados», señala. Recuerda cuando ganaron la Copa Asobal, el frío... y, sobre todo, la Recopa: «Fue sonora». 


9.Zona San Miguel. Sin citar un solo sitio, porque era el lugar de ocio cuando salía con su entonces novia, Pili; y con los amigos. Había más zonas pero ésta era la más frecuentada por él. 


10.Plaza San Pablo. Considera que, junto al Ayuntamiento, éste es el otro punto emblemático de Valladolid, lugar a enseñar a todo el que llegue de nuevas a la ciudad y no la conoce. «La plaza y su entorno, con Cadenas de San Gregorio y el Museo de Escultura... es verdad que muchos hablan de la Antigua, pero yo me quedo con esta zona», afirma sin titubear confirmando que es la zona que siempre muestra a los amigos que lleguen, ahora del extranjero, a Valladolid: «Cuando me toca hacer de anfitrión, hay que pasar por aquí».