scorecardresearch

Bruselas confirma medidas contra los efectos de la guerra

SPC
-

La Comisión Europea ha hecho públicas las disposiciones enfocadas a luchar contra los efectos del conflicto en el sector agroalimentario. Ningún Plan Estratégico de la PAC será rechazado

Bruselas confirma medidas contra los efectos de la guerra

El Ejecutivo comunitario confirmó, durante el encuentro de ministros de Agricultura de la Unión Europea este martes, las medidas que va a poner en marcha para que agricultores y ganaderos puedan hacer frente a las consecuencias que está acarreando la invasión rusa de Ucrania.

Entre otras cosas, la Comisión dio el visto bueno a la concesión de ayudas para el almacenamiento privado de la carne de cerdo, que tiene el objetivo de mejorar los precios al reducir la oferta en este sector. También, según anunció el ministro francés Julien Denormandie, se adoptaron «propuestas muy concretas para poder preservar las capacidades de producción», como «la movilización de la reserva de crisis», una herramienta de la Política Agraria Común (PAC) que cuenta con 500 millones de euros, 64,5 de los cuales serán para España. Asimismo, la CE certificó que se podrán utilizar tierras en barbecho para cultivos adicionales y anunció la puesta en marcha de un marco temporal de ayudas de Estado para que los gobiernos nacionales también presten su propio apoyo.

«Estos cuatro anuncios han sido validados por el comisario (europeo de Agricultura, Janusz Wojciechowski) y los textos de aplicación deben publicarse en los próximos días, porque el emplazamiento para la publicación de buena parte de esos textos es el día 23 de marzo» (este miércoles), expuso Denormandie.

Por otra parte, Wojciechowski aclaró este lunes que la CE no tendrá que rechazar ninguno de los planes estratégicos nacionales que los países le enviaron para detallar cómo pretenden aplicar la futura Política Agrícola Común (PAC). El político polaco se expresó en ese sentido durante un debate sobre los planes estratégicos nacionales, en los que los países especifican cómo aplicarán la nueva PAC, que entrará en vigor en 2023.

A finales de marzo, la CE enviará a los países una carta con observaciones tras realizar una primera evaluación de los planes estratégicos y los Estados miembros tendrán que realizar modificaciones. Wojciechowski reconoció que habrá que trabajar «conjuntamente en la mejora de la reducción de los déficits de estos planes», pero aseguró que no ve «grandes impedimentos» para «tener listos» los planes a finales de junio «si todo funciona bien».

De todas formas, admitió que la guerra en Ucrania «puede tener muchas consecuencias» para los planes estratégicos, incluida la necesidad de revisar «algunas de las propuestas iniciales», y puso el acento, en concreto, sobre la necesidad de reforzar «elementos que aspiran a fortalecer la resiliencia del sector agrario, fortalecer el sistema de seguridad alimentaria». El ministro español de Agricultura, Luis Planas, instó a hacer la PAC «compatible con aquellos objetivos estratégicos que desde el punto de vista de la sosteniblidad de los sistemas alimentarios son prioritarios».

Varios estados miembros han abogado por modificar el calendario o flexibilizar la aplicación de algunas de las exigencias medioambientales de las estrategias 'De la granja a la mesa' y 'Biodiversidad 2030' con el objetivo de garantizar la seguridad alimentaria ante la invasión rusa de Ucrania, un importante exportador de cereales y oleaginosas. El campo lleva expresando estas demandas ya varias semanas, dado que estas estrategias van a mermar la capacidad productiva comunitaria en una situación de incertidumbre en la que la UE no puede permitirse algo así.

 

Plan de proteínas.

Veinte países miembros de la UE habían solicitado la elaboración de una estrategia comunitaria para impulsar la producción de proteínas vegetales (básicamente leguminosas) en territorio de la UE y reducir de ese modo la dependencia respecto a este tipo de productos. Sin embargo, la Comisión Europea no lo contempla por el momento al considerar que «no hay una solución adaptada para todos» y que a nivel nacional existen mecanismos que se pueden utilizar en favor de esos cultivos, dijo este lunes el responsable europeo de Agricultura. Wojciechowski añadió que las estrategias nacionales son «fundamentales», y puso de ejemplo a Austria, Bélgica, Francia, Alemania y Países Bajos, que cuentan ya con ese tipo de iniciativas.

«Animamos a otros Estados miembros a que sigan el ejemplo y aprovechen al máximo las herramientas disponibles a nivel europeo, nacional o regional para apoyar el desarrollo de proteínas vegetales», en concreto, a través de la nueva PAC, señaló. De hecho, aclaró que la Comisión está «evaluando las herramientas» que piensan poner en marcha los estados comunitarios en sus planes estratégicos de la PAC y otras acciones.

La iniciativa, calificada de «magnífica» por Luis Planas, fue presentada por Austria, cuya ministra, Elisabeth Kostinger, dijo por su parte que parece que la UE no es aún consciente de la urgencia de avanzar hacia la producción de proteínas vegetales y la reducción de las importaciones, de las que «dependemos mucho», aseguró. Además alertó de que la demanda de esas proteínas «seguirá aumentando en el futuro» tanto dentro de la Unión como a nivel global. «La guerra en Ucrania ha demostrado nuestra dependencia para garantizar la seguridad en el abastecimiento tanto de los alimentos como de los piensos», señaló la titular austríaca, que agradeció el apoyo de las 19 delegaciones favorables a su propuesta e instó a Bruselas a elaborar una estrategia europea.