Fase 1: ¿Quedar diez, sí, pero pasear en familia, no?

A.G.M.
-

La llegada de la fase 1 vuelve a sembrar dudas sobre algunas de las novedades de la nueva etapa de la 'desescalada', en la que abren las terrazas y se permiten los encuentros pero con distancia o mascarilla

Una patrulla vigila el respeto al estado de alarma en la zona del parque Ribera de Castilla. - Foto: @PoliciaVLL

Fase 1 es igual a terrazas, familia, amigos, movilidad provincial... y dudas. ¿Hay que ir a tomar café en los horarios de cada franja de edad? ¿Se pueden sumar ya los dos padres al paseo infantil? ¿El deporte tiene que seguir siendo individual? ¿Se permite el tránsito por toda la provincia? No, no, sí y sí. Aunque todo es susceptible de cambio si prospera la idea de la Junta de cambiar o hasta suprimir los tramos horarios.
Una vez implantada esa fase 0,5 desde el lunes 18 –y que permitía la apertura de comercios de hasta 400 metros, bibliotecas y museos–, la aplicación de la 1 llega solo con tres grandes novedades. Una de ellas es el fin de la limitación de movimientos al municipio de residencia o al viaje de ida y vuelta al trabajo. Se puede transitar por todo el territorio de la provincia siempre que sea para uno de los fines autorizados, entre los que está ir a una segunda residencia. 
Quizá el aspecto más llamativo de la siguiente fase es la apertura de las terrazas de los bares, limitadas al 50% de su capacidad y con un máximo de diez personas por mesa, además de con la obligatoriedad de desinfectar sillas y mesas de cliente en cliente; estos, además, tendrán que ir con su mascarilla después de que se hayan vuelto obligatorias siempre que no se puedan garantizar los dos metros de distancia física.
Diez es el número de la fase 1, ya que es el límite que el Gobierno fija también para las primeras reuniones familiares o de amigos. El avance en este punto de la ‘desescalada’ autoriza ya los desplazamientos fuera de cada municipio para encontrarse con un máximo de diez personas; y esto se hace extensivo para reuniones en la calle o en una vivienda.
Junto al número de personas de la cita, desde el Gobierno se impone también otra limitación que es esa distancia física de dos metros que se recomienda y que, en caso de no poder garantizarse, debe conllevar el uso de mascarilla.
Pero mientras las reuniones en la calle alcanzan a esas diez personas, en cambio la fase 1 continúa limitando el deporte en grupo o la posibilidad de que vayan los dos padres en el paseo infantil.