El 50% de las tiendas en centros comerciales cerrará en 2020

EFE
-

El sector afirma sentirse «asfixiado» ante una caída de la facturación del 30% con respecto a 2019 y la obligación de seguir pagando el alquiler de los locales pese a la falta de ingresos

El 50% de las tiendas en centros comerciales cerrará en 2020 - Foto: Javier Pozo

Uno de los sectores más resentidos por la crisis sanitaria ha sido el comercio, a excepción de aquellos dedicados a la alimentación. De hecho, según las previsiones de la Confederación Española de Comercio (CEC), el 50% de los pequeños y medianos comercios ubicados en locales de centros comerciales se verán obligados a cerrar de aquí a final de año, mientras que uno de cada cinco situados a pie de calle también echarán el cierre si no se reactiva el consumo, según la Confederación Española de Comercio (CEC).
La clausura de las tiendas durante más de dos meses debido a la declaración del estado de alarma por la pandemia, a lo que ha seguido la caída de ventas en los centros comerciales que no está paliando las rebajas, con una facturación un 30% inferior a la del año pasado, y el pago de los alquileres de los locales, está «asfixiando» el comercio, según indican fuentes del sector.
«Hay una lucha de intereses encontrados», señala el tesorero de la CEC, Carlos Moreno-Figueroa, ya que «los propietarios de los centros comerciales han cobrado la mayor parte de los alquileres o tienen posibilidad legal de cobrarlos y, por otro lado, los arrendatarios de las tiendas que se tienen que hacer cargo de todos los costes, después de «dos meses y medio sin vender nada» y actualmente con un consumo bajo.
Moreno-Figueroa subraya que el Gobierno aplicó «rápidamente» la moratoria en el pago de las rentas de los alquileres pero, en su opinión, ello ha «complicado el problema» porque ahora «se debe pagar todo sin haber vendido nada».
El gran operador de un centro comercial como Zara, según pone de ejemplo, tiene capacidad de negociación muy fuerte en las condiciones de alquiler, pero los pequeños o medianos no tienen dicha capacidad y se decantarán por cerrar y que el arrendador cobre los avales bancarios. «La mitad de los pequeños y medianos locales ubicados en estos espacios va a cerrar como no se tome una solución», recalca Moreno-Figueroa.
En su opinión, los juzgados ya se están preparando para recibir un aluvión de procesos judiciales por el pago del alquiler de locales comerciales.
La CEC ha puesto como ejemplo a Portugal, donde han propuesto una ley por la que se pide que los arrendatarios hasta final de marzo de 2021 paguen la renta por sus instalaciones «con un variable en función de las ventas».
Esta confederación apunta que otra de las opciones posibles sería que los propietarios de los locales aplicaran descuentos del 50% ante el desplome de la facturación.
El sector del comercio pidió al Ejecutivo que promueva las reducciones o suspensiones de tasas e impuestos y gravámenes que afectan tanto a los arrendadores como a los arrendatarios, así como que se facilite la flexibilidad en los plazos de amortización de los préstamos solicitados.
Según este sector, con un peso en la economía española del 13%, estas medidas son las únicas capaces de relanzar la actividad comercial e intentar salvar el empleo del sector.

 

En cascada

Mientras, respecto a los establecimientos que se localizan en la vía pública, Moreno-Figueroa explica que el cierre de tiendas será en cascada, ya que desde que se levantó el estado de alarma, el 10% de ellas no ha llegado ni a abrir, a lo que se sumará otro 10% que cerrará de aquí a final de año. en este sentido, apunta que los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) «han pesado mucho» a la hora de que muchas tiendas decidieran no abrir, así como la ausencia de turistas, sobre todo en zonas especialmente sensibles a este sector.
Por todo ello, insiste en el dato de que el 20% de las tiendas, una de cada cinco, habrá cerrado sus puertas a finales de este año debido a la difícil situación por la que atraviesa el comercio con un caída de la facturación que ya llega en algunos puntos de España dependientes del turismo hasta el 50%.
Las rebajas tampoco han servido para revitalizar el sector, ya que desde la Asociación Empresarial del Comercio Textil (Acotex), su presidente, Eduardo Zamácola, afirma que «no ha habido un efecto llamada en este sentido» y las ventas están siendo «muy inferiores» al año pasado.