scorecardresearch

El Gobierno se ve obligado a prorrogar la DIA de la A-11

R.G.R
-

El Ministerio de Transportes se ve forzado a solicitar dos años más de vigencia para la declaración de impacto ambiental del tramo entre Quintanilla y Castrillo, a punto de caducar tras su aprobación hace 4 años

Vecinos de Peñafiel pertenecientes a la Plataforma A11 Pasos protestan en la travesía de la localidad ante el parón que sufre el proyecto. - Foto: J.Tajes

Un nuevo símbolo de la dejadez continuada que ha sufrido la A-11 a lo largo de los últimos años. A pesar de las buenas palabras de los respectivos gobiernos, la realidad vuelve a demostrar el abandono que sufre esta infraestructura. El Gobierno se ha visto obligado a solicitar una prórroga de la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) para el tramo comprendido entre las localidades de Quintanilla de Arriba, en la provincia de Valladolid, y al burgalesa Castrillo de la Vega.   

En la resolución del Boletín Oficial del Estado del 4 de octubre de 2017, el entonces Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente otorgaba la declaración de impacto ambiental en el tramo de poco más de treinta kilómetros entre ambas provincias por un periodo de vigencia de cuatro años. Desde entonces, los pasos que se han dado por parte de los distintos Ejecutivos han sido más bien escasos. Tanto que ahora  ha llegado el momento de verse obligados a tener que renovar la declaración de impacto por un plazo de dos años más. 

La situación es más sangrante si cabe si se tiene en cuenta que este tramo ya contó con una primera declaración de impacto ambiental que se aprobó en el 2006 por la ya desaparecida opción Sur Duplicación. Es decir, el desdoblamiento. Esta DIA se dejó caducar en el año 20112 (seis años más tarde). Por eso, el Ministerio se puso manos a la obra para hacer una nueva por el trazado inicial, que ha vuelto a caducar en su fecha inicial y se tiene que volver a ampliar. 

El Gobierno ha ejecutado dos declaraciones de impacto, con la consiguiente pérdida de recursos económicos y humanos sin que por el momento se haya avanzado significativamente en esta parte de la Autovía del Duero.  

¿Qué supone esta prórroga por dos ejercicios? La concesión de este nuevo periodo por dos años, que aún está en tramitación, no tiene ninguna consecuencia inmediata, pero ahora quedará por ver cómo actúa el Ministerio de Transportes para acelerar este tramo antes de que caduque de forma definitiva la declaración de impacto, lo que supondría comenzar otra vez de cero, con el consiguiente retraso de varios años. 

Ahora queda por ver los pasos que da el Ministerio, ya que tiene trabajo por delante en este tramo y, a pesar de que dispone de dos años no le sobra tiempo ni mucho menos. El trazado de este tramo sí está realizado por parte del Ejecutivo, pero según informaron a este periódico fuentes de la Subdelegación del Gobierno aún está pendiente la actualización de los proyectos del trazado, algo que se tendría que encargar a una empresa externa. Además, también está pendiente un nuevo trámite de información pública. Este proceso podría prolongarse en el tiempo, ya que no se han dado pasos en este sentido por el momento. A su vez, la empresa encargada tendrá que acometer los trabajos de actualización del trazado de estos más de treinta kilómetros, lo que también llevará un tiempo. 

Una vez que el Ministerio de Transportes tenga los proyectos tendrá que continuar con la tramitación. La licitación de las obras será el siguiente paso, que también se desarrollará durante varios meses y finalmente la adjudicación de los trabajos a la empresa elegida, que se verá obligada a comenzar antes de octubre de 2023, una vez transcurridos los dos años de prórroga. 

Aunque ni subdelegado ni delegado del Gobierno han querido dar explicaciones al respecto, fuentes cercanas al proyecto consultadas por este periódico manifiestan que el Ministerio no tiene tiempo que perder para acometer todos estos pasos, lo que significa que deben aprobarse partidas presupuestarias de cara a los próximos presupuestos para su puesta en marcha. En el caso de no hacerlo, este tramo que incluye la denominada como variante de Peñafiel, podría quedar paralizada por más años con la necesidad de hacer una nueva declaración de impacto ambiental, aunque no sería la primera vez. 

sin respuesta. El representante de la A-11 Pasos, Alfredo Molinero, criticó la actuación de la Delegación del Gobierno al afirmar que llevan «mucho tiempo» esperando información sobre este tramo sin que hayan obtenido respuesta. ?«Lo que están haciendo con este tramo es una vergüenza porque es el más retrasado y no vemos intención de hacer nada por el momento». 

Molinero indicó que el resto de tramos sí está en marcha. «Peñafiel es el pueblo más grande que atraviesa la Nacional 122 y es el único junto con Sardón del Duero que tiene que soportar a diario los miles de coches que pasan por el medio del pueblo». 

Este vecino de Peñafiel criticó la dejadez del Gobierno en referencia a este trazado. «Ya es mucho tiempo sin hacer nada, parece que no tienen voluntad de hacer nada y tampoco voluntad de informarnos sobre cómo está la situación. No nos dicen nada», sentenció.