scorecardresearch

"Los productos llevarán el logo de Alimentos de Valladolid"

R.G.R
-

Artífice de la primera Feria de Alimentos de Valladolid, que tuvo lugar este fin de semana en la Granja José Antonio, reconoce que existe mucho margen de crecimiento para que los productores aumenten sus clientes dentro y fuera de la provincia

"Los productos llevarán el logo de Alimentos de Valladolid"

Víctor Alonso Monge reconoce que la Feria Alimentos de Valladolid ha sido el primer paso, de otros muchos, en busca de la consolidación de la marca. Afirma que el edificio Granja José Antonio abre un nuevo abanico de posibilidades para potenciar la promoción de los alimentos de la provincia y destaca que desde la Diputación están trabajando en nuevos proyectos para conseguir que los clientes puedan conocer los productos de Valladolid, tanto dentro de los límites provinciales como en el exterior. 

¿Qué busca la Diputación con la celebración de la Primera Feria de Alimentos de Valladolid?

Lo primero es seguir promocionando y dando a conocer los productos de Valladolid. En esta feria se une la visualización del productor, con 38 participantes y, sin duda, el aumento de la comercialización a través de la hostelería y el comercio. En alguna ocasión hemos realizado encuentros para que los hosteleros y comerciantes conozcan a la perfección los productos de Valladolid.  

¿Cómo va a ser el certamen?

Habrá una primera parte que será este mismo viernes. Siempre hemos sido muy proactivos a la hora de colaborar con las actuaciones y en ese momento acudirán los profesionales de la hostelería y el comercio a través de sus asociaciones. Y a partir de ahí, la apertura al público en general con el objetivo de dar a conocer los productos. Tenemos un número muy importante de alimentos y, con este tipo de encuentros, conseguimos promocionarlos. La gente que nos visite podrá ver un gran atractivo en la feria, tanto por el edificio como por los expositores que vamos a tener.

¿Tendrá continuidad en el tiempo? ¿Habrá más ediciones? 

Sin duda. El hecho que haber abierto la Granja José Antonio lleva consigo que se celebrarán más eventos y actividades. El objetivo es dotarlo de contenido en relación a la marca Alimentos de Valladolid. Es un lugar emblemático, se pueden celebrar catas y talleres. Se pretende que a través de distintos tipos de certámenes se promocionen los productos de la marca. Pero no tiene que ser solo de Alimentos de Valladolid. 

¿Se abre un nuevo abanico de posibilidades con la Granja José Antonio?

Sí. Es un edificio que puede ser un centro multidisciplinar para desarrollar diversas actividades. 

¿Por dónde pasa el futuro de la marca Alimentos de Valladolid?

El proceso de la marca ha sido exponencial. Desde su nacimiento en 2016 hasta ahora son 116 productores, 53 comercios minoristas, 74 hosteleros, 10 figuras de calidad y cuatro distribuidores. 912 productos. En un primer momento, necesitábamos producto. Ahora, ya no es tanto el objetivo el incremento de productores, sino que perseguimos incrementar las ventas y el consumo de los productos de la provincia. Ahora, los de aquí, los vallisoletanos, tienen que fidelizarse con estos productos y también en el exterior. Y ahora lo que tenemos que mejorar son las relaciones entre los comerciantes y los productores, que se asienten para que la cadena de valor añadido permanezca en la provincia. Queremos que las personas que nos visiten reconozcan los productos de Valladolid. Queremos incrementar la actividad económica para que se consuma más. 

¿Cuáles son las principales novedades que tendrá la marca en los próximos años?

Queremos continuar fomentando el consumo. Pero también requerimos nuevas necesidades compatibles con otras fórmulas de comercialización, como las tiendas online para facilitar la adaptación de los comercios a las necesidades de los clientes. También trabajamos en la digitalización de empresas y en distintas campañas, como lo hicimos en Navidad. Queremos desarrollar un etiquetado inteligente, a través de códigos QR para que los clientes puedan tener mucha más información sobre los productos. En definitiva, estamos trabajando para que los productores de la provincia, hosteleros y comerciantes continúen generando empleo y riqueza para la provincia.  

¿Es el objetivo de la Diputación implementar la marca Alimentos de Valladolid como identificación en los productos para su venta?

La marca Alimentos de Valladolid lleva un etiquetado. En un primer momento, nos interesaba apoyar al productor en sus ventas. Pero el hecho de colocar un etiqueta podría suponer una traba a la incorporación a la marca. Pero ahora vemos que automáticamente muchos productos colocan el etiquetado como un signo de calidad. Vamos a intentar que los productores coloquen el distintivo para que los clientes puedan identificarlo.

¿Entonces, los productores colocarán el distintivo para que sus productos estén identificados en los comercios? 

El objetivo es aumentar las ventas. Y el hecho de que se identifique el producto puede ser una opción. De hecho, cada vez un mayor número de productores de la provincia lo está haciendo. Cada día un mayor número de personas tiene que identificar un producto. 

¿Existe un conocimiento real del consumidor sobre la marca Alimentos de Valladolid o es una meta aún por conseguir?

El etiquetado, sin duda, te ayuda mucho. Pero el conocimiento de la existencia de productos de calidad se tiene. Doy por hecho que la gente conoce los vinos de Valladolid y las lentejas de Tierra de Campos. Creo que hay que apostar más por la fidelización de los compradores. 

Rutas turísticas y estrellas Michelin están dentro de la marca. ¿Es una forma de conseguir mayor promoción?

Tenemos a todos los restaurantes con Estrella Michelin. Y eso sin duda nos ayuda porque están muy comprometidos con el consumo de productos locales. El hecho de ir de la mano con estos restaurantes representa una locomotora para los productores. 

¿Alimentos de Valladolid representa una competencia directa con Tierra de Sabor o son complementarias?

Creo que son perfectamente complementarias. Cada una tiene un ámbito de actuación. De hecho, están actualmente coexistiendo sin ningún problema. 

¿Debería integrarse el Ayuntamiento de Valladolid en la promoción de esta marca para hacer fuerza de forma conjunta? 

Nosotros tenemos claro el trabajo que venimos desarrollando, apoyando a los distintos productores de la provincia, tales como vinos, quesos y otros muchos. Intentamos seguir apoyando el dinamismo económico en la provincia, que es donde tenemos el ámbito competencial. Pero siempre somos colaboradores en muchas acciones  con otras administraciones, como por ejemplo lo hacemos con el Ayuntamiento en materia de turismo. Cada uno tiene su ámbito. 

En 2020 se sumaron por primera vez marcas de fuera de la provincia, con establecimientos en Madrid, ¿qué resultado está dando esta medida? 

El producto tiene que ser de Valladolid. Pero establecimientos de Madrid que vendan productos de la provincia son muy interesantes para la marca. Es una buena promoción de nuestro productos fuera de la provincia. Madrid es un ejemplo. 

¿Qué promociones tiene pensadas la Diputación fuera de la provincia de Valladolid? 

Son varias. La mayoría de los establecimientos productores que tenemos en la marca pueden estar bajo un paraguas como Alimentos de Valladolid permite, por ejemplo, que puedan acudir a Madrid Fusion. Permite unas sinergias que permiten acudir a diversos certámenes, que si no sería imposible. Por ejemplo, en el Concurso Provincial de Hostelería, el hecho de que participemos con un pincho que es de Alimentos de Valladolid también representa una visibilidad importante que aumenta el consumo y la visibilidad de los productos. Hay distintas actividades que se desarrollan. En muchos pueblos hay concursos de pinchos también y el día de mañana se podrá fomentar el consumo de productos a través de los pinchos. 

¿Qué papel juega la marca Alimentos de Valladolid en la promoción del turismo gastronómico? ¿Fomenta la llegada de turistas?

Sí, claro. Uno de los grandes potenciales de la marca llega de la mano de esa potencia que tienen en la atracción de turistas, muy vinculado al enoturismo y el vino y las bodegas. El hecho de hacer certámenes y promociones nos está ayudando mucho. Tenemos excelentes productos y a través de la gastronomía conseguimos que un mayor número de personas se acerque a la provincia.  

¿Es el vino el motor principal de los productos integrados en Valladolid? 

Eso seguro. Las primeras empresas que se inscribieron en la marca fueron dos empresas de vino. Matarromera e Hijos de Félix Salas. A partir de ahí, el vino ha tenido un espacio muy destacado. Pero también tenemos productos de excelente calidad como el lechazo, los quesos, la legumbre, el pan, la respostería..., pero el vino juega un papel muy destacado.  

¿Por qué la salida de Alimentos de Valladolid del balonmano Valladolid? 

Alimentos de Valladolid ha estado vinculado al deporte en general. La marca representa una vida saludable. Desde la Diputación hemos colaborado con distintos equipos en la provincia y el objetivo es continuar con distintos equipos y es lo que vamos a seguir haciendo.