scorecardresearch

Valladolid vuelve a la 'normalidad'

A.G.M.
-

La Junta levanta todas las restricciones autonómicas excepto las relativas a los colegios y las residencias de la tercera edad. Desde hoy se suprimen las limitaciones de aforo que persistían en bares, restaurantes, comercios, gimnasios, museos...

Clientes consumiendo en barra, tras desaparecer las restricciones. - Foto: Miriam Chacón (ICAL)

Valladolid –y toda Castilla y León– vuelven desde hoy a vivir sin apenas restricciones por la pandemia del coronavirus. Es el regreso a lo que Pedro Sánchez apodó ‘nueva normalidad’ y que Francisco Igea dio en llamar situación de ‘riesgo controlado’. Una etapa que ya se vivió durante algo más de un mes en el verano de 2020 y a donde ahora parece que se vuelve a lomos de una campaña de vacunación que en la provincia tiene inmunizados ya a más del 80% de los vallisoletanos. Las mascarillas resisten en el horizonte como la única medida de contención para garantizar el ocaso de un virus de nombre SARS-CoV-2 que capitaliza todo desde hace 19 meses.

El Consejo de Gobierno de la Junta de Castilla y León aprobaba el cambio de fase el pasado jueves, tras comprobar como las fiestas que se han celebrado en las dos primeras semanas de septiembre no estaban provocando ningún rebrote y que la evolución de la pandemia seguía siendo positiva. Igea anunciaba en rueda de prensa que se dejaba atrás las últimas restricciones de ámbito autonómico, las del denominado nivel 1 del sistema de alerta, y que se pasaba al 0 que, en la práctica, suprime prácticamente todo lo que quedaba vigente. Básicamente, desde este martes desaparece la limitación de aforo al 75% en bares, restaurantes, comercios, velatorios, gimnasios, museos, teatros, cines... El límite de aforo continúa en los partidos de La Liga y de la ACB, ya que esa es también una competencia del Gobierno.

En igual sentido, se mantiene sin cambios la restricción estatal que obliga al uso de mascarilla en espacios cerrados y en abiertos, siempre que no se pueda respetar el metro y medio de distancia de seguridad, tal y como está vigente en toda España desde el pasado 26 de junio.

Las otras excepciones marcadas por la Junta son las relativas a las residencias sociosanitarias y a los colegios, ya que también seguirán activos los dos protocolos que se han diseñado para los centros educativos y las residencias de la tercera edad.

El vicepresidente justificaba la decisión por el alto porcentaje de inmunización de la población diana, que en Castilla y León supera el 90 por ciento con al menos una dosis y alcanza el 86,5 por ciento con la pauta completa. «Se trata de tasas prácticamente desconocidas», alababa Igea, quien destacaba que «España lidera estos porcentajes en el ránking mundial, y Castilla y León es cuarta en esos porcentajes».

«Estamos cada vez más cerca de poder emprender una vida completamente normal y una actividad económica en próximos días y semanas», avanzaba un Igea que reconocía que el cambio en la denominación de esta nueva fase se debe únicamente a una cuestión terminológica, pues no le gusta ‘nueva normalidad’ y se apuesta por ‘riesgo controlado’. «Creemos que es el nombre apropiado porque no ha desaparecido el riesgo, pero está razonablemente controlado», justificaba el portavoz. «Es una excelente noticia: rebajar aforos en lo que no depende de la normativa estatal y caminar hacia un escenario de vida progresiva normal», dijo en declaraciones recogidas por Ical.

MASCARILLA EN RECREOS

Sobre la posibilidad de retirar también las mascarillas en los recreos en los centros escolares, Igea comentó que «caminarán paso a paso» y, en ese sentido, señaló que todavía existe un porcentaje de educación infantil, de menores de doce años, sin vacunar y para los que hay que esperar «a saber qué se decide en estudios en marcha a nivel europeo y mundial». En todo caso, sí dijo que en los institutos, donde todos tienen más de 12 años y en un gran porcentaje están vacunados, sí se puede retirar la mascarilla al aire libre, en los recreos, si se mantiene la distancia de seguridad.

La vigencia de esta situación de ‘riesgo controlado’ se establece desde su fecha de entrada en vigor, este 21 de septiembre y hasta que finalice la actual crisis sanitaria en el territorio nacional, salvo que la evolución de los indicadores de riesgo exija la declaración de otro nivel de alerta sanitaria pandémica.