scorecardresearch

La FP afianza su crecimiento a mayor ritmo que Bachillerato

Óscar Fraile
-

Los alumnos aumentan un 2% para llegar a los 10.702, con 91 ciclos formativos, uno más que el curso pasado. La matriculación en Infantil se recupera tras caer por la pandemia

Alumnos de FP del CEIP Juan de Herrera de Valladolid. - Foto: Jonathan Tajes

El alto grado de inserción laboral de la Formación Profesional (FP) y la apuesta que se ha hecho por ella en los últimos años desde el Gobierno regional sigue dando resultados. El número de alumnos de FP en el curso recién iniciado ha aumentado un dos por ciento, al pasar de 10.491 a 10.701, frente al 0,8 por ciento que ha crecido el Bachillerato (de 7.512 a 7.575).

La oferta presencial de este curso contempla 91 ciclos formativos, uno más que el año pasado, 13 de FP básica, 29 de grados medios y 49 de grados superiores. Además, cuatro centros incorporan nuevos ciclos de FP. El IES Zorrilla impartirá Marketing y Publicidad y Emergencias Sanitarias, ambos presenciales. El IES Julián Marías hará lo propio con Desarrollo de aplicaciones web (presencial) y Desarrollo de aplicaciones multiplataforma (a distancia). También a distancia serán los ciclos de Administración y finanzas del IES Arca Real y Desarrollo de aplicaciones web del IES Ribera de Castilla.

El propio presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, recordó a finales de mayo el nivel «top» de la FP autonómica y el papel fundamental que jugará en la recuperación económica.

En términos generales, el curso escolar ha arrancado en Valladolid con 938 alumnos más que el año pasado para llegar a los 83.795, a los que hay que sumar 4.697 alumnos de enseñanzas de régimen especial y 3.100 de enseñanza de adultos. Casi el 60 por ciento de estudiantes se concentran en Educación Primaria (29.635) y Educación Secundaria Obligatoria (20.459), aunque es el primer ciclo de Educación Infantil el que más crece porcentualmente, al pasar de 2.391 alumnos a 2.565. El único que tiene menos estudiantes que el año pasado es la ESO, que pasa de 20.459 a 20.524, según los datos de la Delegación de la Junta en Valladolid, que trabaja con estimaciones, ya que el proceso de matriculación se está llevando a cabo todavía.

El delegado territorial de la Junta, Augusto Cobos, considera que el incremento de alumnos que se ha registrado en primer ciclo de Infantil (de cero a tres años) puede deberse a que este curso no existe el mismo temor que había el año pasado por parte de muchas familias a escolarizar a sus hijos debido a la pandemia (en esa edad no es obligatorio). «El año pasado se notó una bajada en el número de matriculaciones», señaló.

Los datos también demuestran que casi todas las familias han podido escolarizar a sus hijos en el centro que deseaban. En primer curso de Educación Infantil, el 97,3 por ciento consiguieron plaza en su primera opción y el 99,9 por ciento en algunas de las opciones marcadas. En Primero de Primaria esos porcentajes fueron des 81 y el 90,2 por ciento, respectivamente; y en primer curso de la ESO, 89,1 y 99,5 por ciento.

Centros que cierran. Por otro lado, habrá dos centros que cerrarán sus puertas respecto al año pasado. Uno de ellos es el CEIP María de Molina, en Huerta del Rey, que el curso pasado solo tuvo cuatro alumnos. El Ayuntamiento, titular de las instalaciones, ya las está preparando para que se conviertan en una nueva sede de la Escuela Municipal de Música. El otro centro que dejará de impartir clases será el CRA La Esgueva, situado en Piña de Esgueva, que contaba con cinco alumnos, aunque la falta de niños no ha sido la razón, sino la decisión de las propias familias de escolarizar a sus hijos en la unidad de la cabecera de comarca.

En la actualidad hay tres centro de la provincia que cuentan con menos de cinco alumnos. El CEIP San Juan Bautista, en Rodilana, tiene tres y los CRA Llano Alto y Villas de Sequillo, en Ataquines y Villabrágima, respectivamente, tienen cuatro.

Cobos incidió en que, aunque este curso siga marcado por la pandemia, la Junta sigue apostando por la presencialidad. «El curso pasado fuimos capaces de mantener un comportamiento excelente por parte de los alumnos y el profesorado, por eso vamos a seguir apostando por la presencialidad», señaló. Para ello se han mantenido algunas de las medidas de seguridad del año pasado. No todas. Seguirán funcionando los grupos estables de convivencia en primer y segundo ciclo de Educación Infantil y primer curso de Primaria. Es decir, hasta los seis años. El máximo de alumnos por aula será 25. En el resto de grupos se mantiene la obligatoriedad del uso de la mascarilla y el número de aulas no podrá superar las ratios máximos previstos en cada enseñanza, siempre que se mantenga la distancia de seguridad de 1,5 metros. Esto obligará a desdoblar algunos grupos, lo que implica una serie de inversiones para la Junta en profesorado. En concreto, habrá 287 docentes más.

Lo mismo sucede con el personal de servicios. Por ejemplo, 32 turnos pasarán de uno a dos turnos de comedor, el CEIP Europa y el Pedro Gómez Bosque estrenarán comedor, habrá 46 personas más dedicadas a la limpieza y diez monitores más en el programa Madrugadores. A esto hay que añadir los 1,4 millones destinados a la adquisición de materiales como mascarillas y pruebas PCR para alumnos, entre otros.

Respecto a la cifra de vacunados, el 63 por ciento de los estudiantes de entre doce y 19 años comienzan el curso con la pauta completa y el 84,7 por ciento lo hace con la primera dosis.