scorecardresearch

Doce de los 51 grados de la UVa no logran llenar sus plazas

Óscar Fraile
-

Siete pertenecen a la Facultad de Filosofía y Letras y los otros cinco son ingenierías

Las clases comenzaron en todos los grados el pasado lunes. - Foto: Ical

Las distintas titulaciones de la Universidad de Valladolid (UVa) han vuelto a tener una acogida desigual entre los estudiantes. Aunque la mayor parte de las 51 carreras que oferta en el Campus de Valladolid han llenado sus plazas, doce de ellas no lo han conseguido, por el momento. Siete pertenecen a la Facultad de Filosofía y Letras y otras cinco son ingenierías, según los datos facilitados por la propia institución académica. En el primer grupo están Español: Lengua y Literatura, que oferta 50 plazas, Estudios Clásicos (30), Geografía y Planificación Territorial (25), Historia (90), Historia del Arte (35), Historia y Ciencias de la Música (30) y Lenguas Modernas y sus Literaturas (30). Las ingenierías afectadas son las de Tecnologías Específicas de la Comunicación, que oferta cien plazas, Ingeniería Eléctrica (40), Ingeniería en Electrónica Industrial y Automática (120), Ingeniería Energética (60) e Ingeniería Mecánica (150).

Llama la atención que siete de los diez grados que oferta la Facultad de Filosofía y Letras tengan dificultades para cubrir sus plazas, un fenómeno que se explica por las dificultades que tienen muchos de estos alumnos para encontrar trabajo cuando acaban la carrera. Así lo demuestran las cifras.

El Instituto Nacional de Estadística publicó en el año 2019 una Encuesta de inserción laboral de titulados universitarios en la que analizaba en qué situación se encontraban en ese año los 201.138 graduados en España en el curso 2013-2014. Pues bien, en lo que se refiere a Castilla y León, las carreras de la rama de Artes y Humanidades eran, con diferencia, las que tenían más estudiantes en situación de desempleo: un 27,1 por ciento, es decir, uno de cada cuatro. Un dato que cobra relevancia si se tiene en cuenta que en las otras nueve ramas analizadas, solo las carreras relacionadas con el sector servicios superaban un diez por ciento de parados. En este caso, el 10,4 por ciento. Hay otras, como las de Salud y Servicios Sociales, donde los parados solo eran el 1,8 por ciento.

Si se tienen en cuenta el resto de campus, hay 25 grados de la UVa que no han conseguido cubrir sus plazas. Aparte de los doce de Valladolid, seis en Palencia, cinco en Soria y dos en Segovia. No todas están en la misma situación, puesto que en algunas falta una plaza o pocas más, como sucede con Relaciones Laborales de Palencia, y en otras todavía hay muchas vacantes, como Turismo en Segovia y Antropología Social y Cultural en Palencia. La institución sigue admitiendo preinscripciones fuera de plazo.

Pese a estas carreras, el ritmo de matriculaciones de alumnos de nuevo ingreso es «positivo», con más de 4.500, que están por encima de los 4.338 del curso pasado. Así lo reconoció este jueves el rector de la UVa, Antonio Largo, durante su discurso en el acto oficial de apertura del curso, donde destacó que la UVa ha implantado en los últimos tres años seis nuevos grados. Dos de ellos se estrenan en 2021, Criminología y Biomedicina y Terapias Avanzadas. Ambos han suscitado «un alto interés» entre los estudiantes, tal y como reconoció el rector.

Curso marcado por la covid 

La UVa seguirá apostando este curso por la «presencialidad segura» después de la experiencia del año pasado, que considera positiva dadas las circunstancias adversas a las que se tuvo que enfrentar. De hecho, el rector destacó que la UVa parte ahora con ventaja frente a las universidades que inician el camino de la «presencialidad adaptada». Eso sí, lo hará sin prisas, manteniendo los estándares de seguridad y sin relajar las medidas de prevención. Aunque el objetivo es alcanzar la deseada presencialidad completa, el rector rehusó marcarse plazos para conseguirlo.

A pesar de que las clases comenzaron el pasado lunes, 13 de septiembre, en todos los grados, la UVa dio oficialmente por inaugurado el curso este jueves, con un acto en el Palacio de Santa Cruz en el que el rector hizo su discurso de inauguración y la secretaria general, Helena Villarejo, repasó la memoria del curso 2020/2021. Además, la lección inaugural corrió a cargo del catedrático de Oftalmología José Carlos Pastor, recientemente jubilado después de fundar y estar al frente del Instituto Oftalmobiologia Aplicada (IOBA) durante más de 25 años. El título de la lección fue Quadraginta annis domus sapientiae (Cuarenta años en la casa de la sabiduría). Además, el doctor y catedrático de Microbiología, José María Eiros, recibió el Premio Consejo Social 2021.

El solemne Acto de Apertura se tuvo que volver a adaptar a la pandemia. Habitualmente el cortejo académico que se celebra en estos actos parte del Palacio de Santa Cruz, encabezado por los maceros, y recorre la calle Librerías hasta la fachada principal de la Universidad de Valladolid, para acceder al Paraninfo. En esta ocasión, el desfile comienzó en los jardines del Palacio de Santa Cruz, para después ir por la calle Cardenal Mendoza, por el lateral del Palacio, hasta llegar a la fachada principal para entrar al Claustro.

En la comitiva, detrás de los maceros, se agrupan, por jerarquía, de delante hacia atrás, los doctores según orden de antigüedad de sus Facultades y Escuelas, seguidos de los miembros del equipo rectoral, todos revestidos con el traje académico, con un color característico en función de la disciplina académica a la que pertenezcan. Por ejemplo, el malva para Psicología, el azul celeste para Filosofía yLetras, el marrón para Ingeniería y el gris claro para Enfermería.