Igea reclama «dejar de tirarse los muertos a la cara»

SPC
-

El vicepresidente considera que las decisiones se deben tomar «en conjunto en el Consejo Interterritorial» y en base a «criterios objetivos y comunes»

El vicepresidente de la Junta, Francisco Igea (d), durante su visita a Salamanca - Foto: Ical

El vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, pidió al Gobierno de España y al resto de comunidades autónomas «dejar de tirarse la crisis y los muertos a la cara y actuar como una nación» ante la crisis sanitaria de la covid-19 porque, en su opinión: «O salimos todos juntos o vamos a salir todos mal, muy mal». Igea fue así crítico con la situación política actual en España, señalando que se vive «un momento político excepcionalmente malo» en el que se unen «la deslegitimación institucional y de la política, una crisis de las instituciones como no ha vivido este país en años, con una crisis sanitaria y económica sin precedentes», lo que provoca «el descrédito absoluto de la política». «Es muy difícil que esto acabe bien si no se da un giro a las cosas», afirmó Igea, porque «cuando se mezcla la desesperación ciudadana, la pobreza, el paro, la muerte y el descrédito, lo que puede ocurrir está en los libros de Historia», alertó , durante su visita ayer a Salamanca para mantener sendos encuentros institucionales con el presidente de la diputación provincial, Javier Iglesias, y el alcalde de la ciudad, Carlos García Carbayo.
Por ello, el vicepresidente de la Junta de Castilla y León pidió «unidad y criterios objetivos justos» en las medidas que tanto Gobierno como Comunidades tomen con respecto a la crisis sanitaria «para evitar que la gente tenga la sensación de que nos estamos tirando los trastos a la cabeza en mitad de una crisis sin precedentes». En ese sentido, Igea aseguró que no va a «utilizar cada error del Gobierno o de otras Comunidades para hacer política», puesto que España es «una nación y en esta crisis debemos comportarnos como tal», puesto que, en opinión del vicepresidente de la Junta, «lo que echan de menos los españoles son políticos que hablen a los ciudadanos en esta situación de incertidumbre, muertos y dolor, llamándoles al esfuerzo conjunto como nación, no al enfrentamiento».
«Se está jugando al enfrentamiento y deslegitimación de la manera más peligrosa, y queremos evitarlo a toda costa», continuó explicando Igea, para quien «todos hemos cometido errores», en relación a Gobierno, Comunidad de Madrid y la propia Junta de Castilla y León, pero señalando que desde esta última no van a acusar a nadie de «deslealtad» porque «de aquí salimos todos juntos o vamos a salir todos mal, muy mal».
Criterios comunes

En este sentido, Igea reiteró su petición de «criterios comunes que hagan entender a la gente las medidas», así como que las mismas sean tomadas por «todos juntos, como una nación», puesto que ante la crisis sanitaria «no hay estrategia política y quien juega a la estrategia en esto se equivoca». Por ello, el vicepresidente reclamó nuevas reuniones del Consejo Interterritorial de Salud porque «simboliza una nación que permanece unida» y puesto que «cada vez que se han tomado decisiones conjuntas, los ciudadanos las han entendido».
«Los ciudadanos de la Comunidad de Madrid van a entender mejor si se toma la decisión del confinamiento desde el Consejo Interterritorial que si se toma unilateralmente desde el Gobierno», además de considerar que «es más importante que el país supere esto como una nación que conseguir una victoria política que genere más crispación a los ciudadanos», añadió.
Al respecto de la posibilidad de realizar un confinamiento en la Comunidad de Madrid, recordó Igea que en Castilla y León ya se tomaron «decisiones de confinamiento en muchas poblaciones», aunque matizó que «no es lo mismo confinar Íscar que Aranda, ni Aranda que Valladolid, ni Valladolid que Madrid». «Hay implicaciones sanitarias y económicas», continuó Igea, quien no obstante reiteró su petición de «criterios que sean para todos, como se ha hecho en Francia o Inglaterra», porque esa unidad «la gente la entiende», mientras que lo demás es parte de «una guerra política» que “genera desconfianza” en la población.
«Nos estamos jugando muchas más cosas de las que parece», sentenció, y recordó que la Comunidad fue «la más criticada» por realizar una desescalada más lenta.