scorecardresearch

Aparval lanza la campaña 'La otra cara del párkinson'

D. V.
-

El objetivo es combatir el estigma social que genera esta enfermedad

El párkinson es una enfermedad comúnmente asociada al envejecimiento de la persona, pero uno de cada cinco pacientes tiene menos de 50 años. - Foto: EFE

La Asociación contra el Parkinson de Valladolid (Aparval) lanza la campaña 'La otra cara del párkinson' con motivo del Día Mundial del Párkinson, que se celebra el 11 de abril, para sensibilizar sobre la enfermedad y combatir la "imagen errónea y estereotipada" que existe en la sociedad.

La iniciativa será una apuesta en conjunto con la Federación Española de Párkinson (FEP) y las asociaciones de párkinson de España, según ha informado Aparval a Europa Press a través de un comunicado.

El párkinson es una enfermedad comúnmente asociada al envejecimiento de la persona y a la creencia de que el temblor es el síntoma que más representa el párkinson; sin embargo, advierte la asociación, una de cada cinco personas tiene menos de 50 años en el momento del diagnóstico, y un 30 por ciento de las personas no llegan a desarrollar nunca el temblor.

Con la campaña 'La Otra Cara del Párkinson' ·se pretende mostrar las diferentes caras de la enfermedad de Parkinson, la de la mujer joven, la persona que no tiembla o que sigue trabajando a pesar de la enfermedad o las cuidadoras. Son algunos de los rostros más desconocidos de la enfermedad", explica Alicia Campos, directora de la Federación Española de Párkinson.

Por su parte, Carlos Rodríguez de Torre, presidente de la Asociación Parkinson Valladolid, insiste en la importancia de los síntomas no motores menos conocidos (cansancio, problemas de deglución, estreñimiento, disfunciones sexuales, sudoración excesiva, dermatitis seborreica, trastornos en la micción...) y, sobre todo, de los síntomas no motores vinculados al deterioro del sistema cognitivo (trastornos depresivos, trastornos de sueño, aislamiento social, lentitud generalizada, apatía, ansiedad, trastornos de conducta, cambios en el habla y en la escritura, etc.).

Son los síntomas invisibles de esta enfermedad que, en muchas ocasiones, pueden resultar más invalidantes que los síntomas más visibles que todo el mundo conoce.