scorecardresearch

Exiquio García Carbajo, famoso parapsicólogo

Jesús Anta
-

En su pueblo, San Miguel del Arroyo, los jóvenes le conocían como 'el brujo'. Su fama se acrecentó en el famoso episodio de las caras de Bélmez

Exiquio García Carbajo, famoso parapsicólogo

Llevó a cabo demostraciones parapsicológicas muy mediáticas, como por ejemplo en la transmisión telepática en la que participaron las populares cantantes Carmen Sevilla y Maritrini: él, desde un centro comercial y delante de numeroso público, indujo las compras que realizaron las dos conocidas artistas.

Exiquio nació en San Miguel del Arroyo (Valladolid) en noviembre de 1913, donde pasó su primera infancia. La mayor parte de su vida transcurrió en Madrid, donde estudió Ciencias Exactas, pero volvió a su pueblo tras su jubilación, en los años 80, para rehabilitar la ermita de Fuenlabradilla. La razón de este retorno fue la de crear en la ermita un centro dedicado al estudio y aplicación de la parapsicología, disciplina en la que fue pionero y respetado en los estamentos científicos y universitarios.

Alcanzó gran popularidad, pues con frecuencia apareció en los programas del famoso Íñigo en Televisión Española. Además, escribió o fue noticia en importantes revistas y populares periódicos, como El Caso, el AS o Blanco y Negro. Con frecuencia El Caso acudía a Exiquio para que intentara esclarecer los crímenes de los que el periódico se hacía eco.

Destacó en el mundo de la parapsicología, la hipnosis y el sueño magnético, aunque su fuente de ingresos más estables la tenía impartiendo clases particulares de matemáticas en su estudio de Madrid, actividad a la que tuvo que dedicarse pues su participación en la Guerra Civil en calidad de teniente del ejército del Gobierno de la República, le cerró la puerta de las instituciones docentes.

Mas, su fama se acrecentó en el famoso episodio de las apariciones de las caras de Bélmez. Se presentó en el lugar con su indispensable médium Salomé y llegó a la conclusión de que aquello era un engaño y que se trataba más de un caso de investigación policial que de fenómenos paranormales.

Salomé fue una persona imprescindible en la vida del profesor Exiquio, pues le cuidó hasta el final de sus días y le acompañó como médium en todas sus incursiones en fenómenos paranormales. También participó en la aventura de reconstrucción de la ermita de su pueblo.

Cerca de su jubilación, el profesor Exiquio se propuso continuar con su actividad y para ello recordó la ermita de su pueblo, San Miguel del Arroyo. Convenció a sus propietarios para que se la vendieran y, según él, el dinero para financiar la compra lo obtuvo en el asesoramiento a unos clientes para que compraran oro y lo vendieran, en según qué fechas, en el mercado de Londres. En el pueblo los jóvenes le conocían como ‘el brujo’.

La ermita de la Virgen de Fuenlabradilla, patrona del pueblo, también se conoce como de las Huelgas, por el valle donde está enclavada. Se carece de documentación suficiente como para conocer su historia, aunque parece tener origen cisterciense -hay elementos arquitectónicos del siglo XI- y también se le atribuye una ocupación por la Orden del Temple. Es el caso que Exiquio, de la mano de su médium Salomé, sostenía que estaba construida sobre un antiquísimo poblado y que en el subsuelo había galerías subterráneas de las que partía una enorme energía y magnetismo. Se trata de un lugar, afirmó, en el que se juntan energías telúricas y cósmicas. Por eso, tras su reconstrucción, que estaba llevando con jóvenes voluntarios de San Miguel y con exalumnos suyos, pensó en dedicarla a crear un centro de estudio de fenómenos paranormales. La empresa no llegó a finalizarse.