scorecardresearch

La última Semana Santa de Ricardo Blázquez como arzobispo

M.B
-

El cardenal cumple el miércoles 80 años, edad con la que el Papa siempre acepta las renuncias a los cargos eclesiásticos. El 7 de mayo recibirá el título de Hijo Predilecto de Valladolid

Ricardo Blázquez recibió hace una semana un reconocimiento de la Junta de Cofradías de Semana Santa. - Foto: @archiValladolid

Es una norma no escrita, pero que se ha venido cumpliendo, sin apenas excepciones. El Papa acepta definitivamente la renuncia al cargo eclesiástico de los miembros de la Iglesia al cumplir los 80 años. Y este próximo miércoles, 13 de abril, el cardenal y arzobispo de Valladolid, Ricardo Blázquez, llegará a su octogésimo cumpleaños. Con él, el abulense ya no estará autorizado a participar en un cónclave para elegir al Papa y tampoco será electo. Con él, llegará, si no hay sorpresas de última hora, su descanso y retirada a la Residencia Sacerdotal de Ávila, donde ya ha dicho en más de una ocasión que tiene su habitación preparada.

Blázquez vivirá estos días la que será su última Semana Santa como arzobispo de Valladolid. Nació en Villanueva del Campillo, en la provincia de Ávila, el 13 de abril de 1942; y fue ordenado presbítero el en 1967. En 1988 fue elegido obispo de la iglesia titular de Germa di Galazia y nombrado obispo auxiliar de Santiago de Compostela; para luego ser obispo de Palencia (1992) y de Bilbao (1995).

Es arzobispo de Valladolid desde marzo de 2010 –el 17 de abril de ese año tomó posesión de su cargo en la Catedral de la capital–. Así que el próximo domingo cumplirá 12 años al frente de la Iglesia vallisoletana, un tiempo en el que compaginó puestos como vicepresidente y posteriormente presidente de la Conferencia Episcopal Española (de 2014 a 2020). Además, en 2015 fue creado cardenal.

Hace cinco años presentó, como viene recogido en el Código de Derecho Canónico al llegar a los 75, la renuncia de su oficio al Sumo Pontífice. «El día que los cumplí era Jueves Santo, llamé al Nuncio para decirle que tenía ya la carta pero que se la llevaría unos días más tarde. Desde entonces, estoy, como lo estaba antes, a disposición del Papa», señalaba hace un año en una entrevista a este periódico. En mayo cumpliría 34 años de ejercicio ministerial y probablemente lo haga ya como administrador diocesano, si se cumple la normal no escrita y el Papa anuncia la aceptación de su renuncia y nombra nuevo arzobispo para Valladolid.

Así lo espera él mismo y así lo ha comentado en sus círculos de confianza, en los que ha llegado a decir que, aunque se encuentra bien de salud y en forma, ya nota el cansancio de los años de servicio, incrementado en su momento tras ser designado miembro de la comisión que Benedicto XVI creó para la investigación y saneamiento de los Legionarios de Cristo, y que le obligó a varios viajes transoceánicos al principio de su mandado al frente de la Archidiócesis de Valladolid.

La Junta de Cofradías de la Semana Santa le entregó hace unos días un presente en forma de reconocimiento por sus doce años de servicio en la provincia. ¿A modo de despedida? Y en menos de un mes, el próximo 7 de mayo, el Ayuntamiento de Valladolid ya tiene asignada la fecha para entregarle el título Hijo Predilecto de Valladolid, que fue aprobado y anunciado en enero de este año.

el mayor de los cardenales. Blázquez es el mayor de los cuatro actuales cardenales: Antonio Cañizares (Valencia, 76 años), Juan José Omella (Barcelona, cumplirá 76 años el 21 de abril) y Carlos Osoro (Madrid, 76 años); también lo es respecto a los 12 arzobispos, los 12 auxiliares (entre los que está Luis Argüello, con 68 años) y sobre los 49 obispos diocesanos (solo se le acerca Ciriaco Benavente, administrador apostólico de Plasencia, con 79).