scorecardresearch

Los tramos vallisoletanos de la autovía A-11 aún están al 15%

D.V.
-

En total, suman una inversión conjunta de 25,8 millones, pero lejos de los 177 millones que requerirá la construcción de este nuevo vial, que dará continuidad a la A-11, en dirección a Burgos y Soria

Obras en la A-11. - Foto: J.T.

La construcción de casi 35 kilómetros entre Tudela de Duero, Olivares y Quintanilla de Arriba alcanza una ejecución media del 15 por ciento, al sumar una inversión conjunta ya de 25,8 millones, pero lejos de los 177 millones que requerirá la construcción de este nuevo vial, que dará continuidad a la A-11, en dirección a Burgos y Soria.

En concreto, Transportes sitúa la ejecución del tramo Olivares de Duero-Tudela en el 18 por ciento, lo que supone 14,2 millones, desde que se iniciaran las obras en diciembre de 2019. Por tanto, han pasado unos 27 meses, de los 36 que previstos en la adjudicación de estos 20,2 kilómetros, que se contrataron en 79,1 millones en septiembre de 2019.

Menor avance presenta el tramo de la A-11 entre Olivares de Duero y Quintanilla de Arriba, puesto la obra ejecutada se sitúa en el 12 por ciento, con un factura hasta el momento de 11,6 millones. Los trabajos comenzaron en noviembre de 2020, con un plazo total de 36 meses (tres años), de los que ya se han consumido 16, por lo que restan menos de dos años para completar este proyecto contratado en 97,99 millones en agosto de 2020.

MEJOR LOS TRAMOS DE SORIA

Mucho mejor van los 16 kilómetros nuevos de Soria de la Autovía del Duero (A-11), la única vía 'agraciada' con obras en la Comunidad y que conecta de este a oeste la Comunidad. Actualmente, las máquinas trabajan en cuatro tramos, de los que tres no tienen fecha a la vista para su puesta en servicio pese a que se ha ejecutado ya una inversión que ronda los 45 millones de euros, informa Ical.  

La construcción de nuevas autovías en la Comunidad se restringe a casi 62 kilómetros, que acumulan una inversión ejecutada de 131,6 millones. En el calendario solo está prevista la apertura de los 16 kilómetros entre Venta Nueva y Santiuste (Soria), un vial al que solo le falta que se extienda la última capa del asfalto, lo que requiere unas condiciones climáticas suaves, algo que no ha sido posible hasta la fecha.  

En concreto, fuentes del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, sitúan en un 99 por ciento la obra ejecutada del vial Venta Nueva-Santiuste, que acumula una inversión de 87 millones. Estos trabajos se adjudicaron en julio de 2009, hace más de 12 años, si bien el plazo previsto entonces era de 38 meses -tres años y dos meses-. Su construcción se vio paralizada por la anterior crisis en 2010, si bien se retomó en 2015, hace ya siete años.

La empresa adjudicataria espera que el tiempo de una tregua y pueda completarse la última capa de rodadura de estos 16 kilómetros, que permitirán salvar el puerto del Temeroso, uno de los puntos más complicado para la circulación de la N-122 en la provincia de Soria. Este vial es el que más posibilidades tiene de inaugurarse en este ejercicio, al menos hasta la fecha. 

Las máquinas también trabajan entre la variante de El Burgo de Osma y San Esteban de Gormaz, en Soria, donde la inversión ejecutada hasta la fecha alcanza los 18,8 millones, lo que ha permitido completar un 58 por ciento del proyecto. Este tramo de once kilómetros se adjudicó en mayo de 2009 en 28,8 millones, con un plazo total de 33 meses, algo menos de tres años.  

Su construcción se vio paralizada también entre 2010 y 2015, si bien siete años después todavía le resta casi la mitad por ejecutarse. Este tramo, además, estuvo afectado por la entrada en concurso de acreedores de la adjudicataria inicial y por la tramitación de un modificado, que ha obligado a realizar nuevas expropiaciones de terrenos.