Renault asumirá los vehículos eléctricos de la Alianza

Ical
-

El nuevo plan estratégico de la Alianza descarta fusiones entre Renault, Nissan y Mitsubishi. El objetivo es centrarse en la eficiencia y la competitividad, más que en los volúmenes. La marca gala erá referente en Europa, Sudamérica y norte de África

Factoría de Carrocería-Montaje de Renault Valladolid.

El nuevo plan estratégico de la Alianza Renault, Nissan y Mitsubishi presentado hoy a las afueras de París (Francia) contempla que el fabricante galo del rombo se especializará en los vehículos eléctricos, especialmente los automóviles del segmento B-SUV o polivalentes (tipo Renault Captur y Nissan Juke), además de que su región de referencia será el mercado de Europa, Rusia, América del Sur y el norte de África.  
El nuevo modelo comercial de cooperación de la Alianza busca mejorar la competitividad y la rentabilidad de las tres empresas asociadas, a través de llamado esquema líder-seguidor, que prevé reducir las inversiones de los modelos de hasta el 40 por ciento y  fabricar cerca del 50 por ciento de los vehículos de la unión para 2025. El objetivo del plan es que las tres marcas de la Alianza produzcan sus vehículo utilizando la configuración más competitiva
El presidente de la Alianza y Renault, Jean-Dominique Senard, aseguró en la conferencia de prensa que el nuevo modelo se centra en la eficiencia y la competitividad, más que en los volúmenes, en un contexto de una crisis económica "sin precedentes" por la pandemia del COVID-19.  
Pese a reconocer que la sinergia entre las tres marcas es "enorme" descartó una fusión entre las empresas porque consideró que no es necesario para ser "efectivos". "Ahora es el momento de reconstruir y nuestra prioridad es reforzar la Alianza, a través de la optimización de los recursos y la reducción de los costes", subrayó en la conferencia de prensa en la sede de Renault en Boulogne-Billancourt, cerca de París, donde estaba presente en la sala el director de Fabricaciones y Logística del Grupo Renault y presidente de Renault en España, el vallisoletano José Vicente de los Mozos.
No en vano, Senard consideró que, cumplirse el plan estratégico presentado hoy, la Alianza será la "más fuerte"  y la "mejor" del mundo. En este sentido, precisó que los vehículos que compartirán la misma plataforma se duplicarán para 2024, con el ahorro de 2.000 millones de euros.  
Grupo sale "muy reforzado"
Preguntado por el "clima" de la Alianza tras el acuerdo del modelo líder-seguidor, Senard manifestó, según declaraciones recogidas por la Agencia Ical, que es "muy positivo" y el grupo sale "muy reforzado". Las compañías planean aprovechar los beneficios existentes de la Alianza en áreas como la compra conjunta al aprovechar sus respectivas posiciones de "liderazgo" y "fortalezas" geográficas para apoyar el desarrollo comercial de sus socios. Mientras que Renault tendrá como región de referencia será el mercado de Europa, Rusia, América del Sur y el norte de África, Nissan liderará la zonas de China, Norteamérica y Japón y Mitsubishi Motors continuará sus esfuerzos en el Sudeste Asiático, donde ya tiene una fuerte presencia.
En cuanto al reparto de los segmentos, la renovación del segmento C-SUV a partir de 2025 será liderada por Nissan, mientras que la futura renovación del segmento B-SUV en Europa será liderada por Renault. En América Latina, las plataformas de productos B se racionalizarán, evolucionando de cuatro variantes a una sola para los productos Renault y Nissan. Esta plataforma se producirá en dos plantas, cada una de las cuales producirá para Renault y Nissan.  
En términos de eficiencia tecnológica, los miembros de la Alianza continuarán su capitalización de los activos existentes para asegurar que cada miembro continúe compartiendo la inversión en plataformas, mecánicas y tecnologías. Un intercambio que, según el conglomerado, ha demostrado su eficiencia en el desarrollo de motores y plataformas y ha permitido el exitoso lanzamiento de la plataforma CMF-B para Renault Clio y Nissan Juke.
El reparto de las tecnologías clave en la Alianza supondrá que Nissan lidere la conducción autónoma y Renault, el coche conectado con la plataforma basada en Android, el sistema central de la arquitectura eléctrica y electrónica (E-body) y los trenes motrices para vehículos eléctricos derivados de plataformas térmicas.