scorecardresearch

Duelo y paisaje en Galerías VA

Óscar Fraile
-

Las artistas locales María San Miguel y Henar Bayón trabajarán en la creación de un texto literario y en pintar zonas de Valladolid, respectivamente, en una residencia dentro del proyecto CreArt

La actriz María San Miguel posa junto a la pintora Henar Bayón. - Foto: J. Tajes

Hace un año y medio que la actriz vallisoletana María San Miguel inició una batalla contra el papel en blanco. Con ese espacio que se propuso rellenar para reescribir el texto de I'm a survivor, la obra de teatro que estrenó en noviembre de 2020 para contar encima de las tablas, junto a su madre, la muerte de su padre durante la pandemia. La idea era adaptar el texto para publicarlo con la editorial segoviana La Uña Rota, pero hasta ahora no ha podido hacerlo. «Era como enfrentarme otra vez a la muerte de mi padre», reconoce. Era, en definitiva, como volver a subir a la montaña rusa emocional en la que ha vivido los dos últimos años. Una catarsis personal en la que lo profesional y lo personal se han fusionado para crear una descarnada terapia de choque.

Ese trabajo pendiente empezará a tomar forma en las próximas semanas, ya que esta dramaturga ha sido una de las personas seleccionadas dentro del programa CreArt para hacer una residencia de cinco semanas, del 12 de septiembre al 15 de octubre, en el espacio Galerías VA. «He presentado el proyecto para enfrentarme aquí a la reescritura de la pieza, pensando en la edición, y para hacer un trabajo que documente todo lo que han sido para mí estos dos años», dice. Dos años que han cambiado su mirada social, algo que tiene mucho que ver con el título de su futura obra: The Big Crunch (el gran crujido), prestado de la canción Big Crunch, de Nacho Vega. Un tema con versos como esto no es ningún principio, es más bien un precipicio por el que ahora me despeño; es la vida, no es un sueño.

Es la primera vez que Galerías VA acoge a una residente de las artes escénicas, aunque hay otro precedente, con Miriam Navarro, cuando este trabajo se realizaba en el Laboratorio de las Artes (LAVA). La coordinadora de estas galerías, María Mozo, defiende estos espacios por ser una oportunidad para que creadores de distinto perfil puedan enriquecer su obra a través del contacto entre ellos y que, además, la sociedad pueda obtener un retorno mediante las exposiciones y talleres que se organizan allí regularmente. «A veces la creación es un proceso muy solitario y uno de los objetivos de las residencias es fomentar el contacto entre artistas de disciplinas muy diversas», explica. Incluso de otras culturas. Prueba de ello es que para esta residencia también se han seleccionado a creadores llegados de Croacia, Mónaco y Argentina.

Bayón también valora este contacto con otros colegas como método de enriquecimiento profesional. Esta pintora nació en Ubrique (Cádiz) y se formó en Bellas Artes en Sevilla, pero desde hace algo más de tres años vive en Valladolid, ciudad de origen de parte de su familia.

El trabajo que desarrollará en Galerías VA tiene que ver con una mirada muy personal sobre determinados espacios de la ciudad que incluso pueden pasar desapercibidos para los propios vallisoletanos, pero que se han quedado grabados en su retina. «Los he seleccionados por razones estéticas e históricas», dice. Además, su obra tendrá una intención social, toda vez que pretende reflejar algunos puntos de la ciudad que están en un estado mejorable. Y que tome nota el que tenga que tomarla. Todos estos espacios estarán identificados en un mapa para invitar a visitarlos a los que vean su obra. De hecho, Bayón no descarta proponer una ruta.

Esta experiencia supondrá para ella seguir adentrándose en un mundo, el de los paisajes, en el que no tiene tanta experiencia como en otros campos de la pintura. Por ejemplo, retratos y bodegones. Su formación en este sentido ha sido muy intensa en los últimos meses, hasta el punto de convertirse en una habitual participante (y ganadora) de los concursos de pintura rápida.

Bayón acostumbra a trabajar con «los mejores materiales que hay», pero en esta ocasión utilizará como lienzo algunos objetos que ha podido rescatar de reformas domésticas. No es una decisión caprichosa, sino una forma de armonizar la esencia de la obra con su soporte pictórico. La decadencia de un edificio sobre la decadencia de un mueble, por ejemplo.

San Miguel y Bayón desarrollarán sus trabajos en Galerías VA entre el 12 de septiembre y el 15 de octubre y expondrán los resultados durante la última semana.