Heredia: «Que no haya ascensos y descensos es lo más lógico»

M.B
-

El delegado provincial en Valladolid de la Federación de Castilla y León de Fútbol cree que hay que ser justo con los equipos que no han podido o querido inscribirse por la pandemia, respetando las categorías logradas en la última temporada regular

Manuel Heredia, delegado provincial en Valladolid de la Federación de Castilla y León de Fútbol. - Foto: fcylf

Vicepresidente de la Federación de Castilla y León de Fútbol desde 1992, lleva más de tres décadas trabajando por y para el fútbol vallisoletano, siendo su Delegado Provincial. 

¿Cuántos equipos volverán a competir la próxima semana en Valladolid?

Son unos 480 los equipos que van a participar en competiciones este año. De ahí, hay que quitar unos 25, que son los que están ya jugando.

Y hablando de jugadores...

Es complicado porque aún se están dando de alta, pero creo que llegaremos a los 6.000-7.000. Es una merma importante en comparación con otros años (que llegaron a los diez mil), pero mejor de lo esperado. En Valladolid, el 78 por ciento de los equipos inscritos el pasado junio han ratificado esa inscripción.

Se regresa a las competiciones sin efectos clasificatorios en cuanto a descensos y/o ascensos...

Es correcto. Lo que hemos hecho entendemos que es lo más adecuado para una competición de tres meses, evitando presión y aglomeraciones en las instalaciones, teniendo que cumplir con todas las normativas sanitarias. Así será por categorías en grupos pequeños para que se pueda jugar entre 8 y 10 partidos, con clasificaciones pero sin ascensos o descensos, porque hay equipos que, por distintos motivos, no desean participar este año y no podemos privarles de esas categorías que consiguieron en la última temporada regular. 

¿Ha habido quejas por este formato?

Hay opiniones de todo tipo, pero no muchas quejas. Sí hubo gente que, al principio, lo calificó de pachanga o de teatro, sobre todo de parte de algún técnico. Pero no hay que olvidar que ha habido equipos que no han podido entrenar, porque sus instalaciones han estado cerradas o porque no han tenido jugadores. En una temporada normal es voluntad del club cuándo se entrena; en ésta, hay equipos que no quieren o pueden participar. Por ejemplo, la mayor merma de equipos ha sido en categorías de aficionados, donde hay muchos que no quieren poner en marcha a sus jugadores, donde encima hay más costes.

¿Es un éxito el regreso del fútbol provincial?

Es algo más que un paso adelante. Hemos trabajado mucho a través de Afedecyl y con nuestro presidente, Marcelino Maté, que ha sido el estandarte de las reivindicaciones, para que las competiciones pudiesen volver cuanto antes porque era fundamental. Entendíamos que ni el fútbol ni el deporte son focos de contagio (así se ha demostrado con los equipos que están jugando), además de que es una actividad deportiva y sana. A ello se añade que algunos chavales iban a pasar por una categoría sin haberse formado en la misma. 

¿Un éxito? Se puede calificar, pero es un paso enorme y de gigante para volver a la normalidad, que ojalá se puede desarrollar a partir de septiembre. Por nuestra parte, lo más simple hubiese sido hacer grupos a una vuelta, y que los campeones subiesen. Pero era lo menos lógico y ajustado a la actualidad, e injusto para los que no han querido participar, por cuestiones deportivas, económicas o sanitarias.

¿Preocupa la imagen del fútbol con mascarillas bajadas entre jugadores...?

Claro que nos preocupa. Primero por la salud de todos los que estén allí. Y luego por la imagen del fútbol, que ha sido de coherencia hasta ahora. Ojalá siga así. ¿Quién tiene que controlar el tema de las mascarillas? Hemos hecho un protocolo, en el que el árbitro tiene que controlar de alguna manera ese tema; primero con advertencias e incluso con amonestaciones. Está regulado. Además hay que pedir a técnicos y delegados la prudencia, ya que es una norma que impone Sanidad.

También hubo dudas con los amistosos...

No ha habido variación respecto a otros años. Un amistoso o partido de pretemporada está formado por dos equipos, técnicos y un árbitro, sobre todo si hay un torneo o taquillaje. Y, por supuesto, con tarifas reducidas respecto a los derechos de competición de la temporada. Este año se ha vuelto a insistir, porque si otros hay que ser prudentes, en éste más. Se tiene que jugar en base a la norma, es decir que se esté dado de alta/federado, y que se juegue con mascarilla. 

¿Y se trabaja ya en la temporada próxima?

Estamos en ello y ojalá sea ya sea normal, que es el deseo. Hay que ver cómo se vuelve y lógicamente los derechos deportivos de la anterior temporada regular se mantendrán...

¿Hay riesgo de desaparición de algún club?

No. Con situaciones económicas complicadas sí los hay. Los clubes dependen mucho en la capital de la instalación que tengan, ya que genera unos gastos todos los meses y no ha habido ingresos. Sí hay dificultades y por eso la mayoría de los clubes tenían ganas también de volver empezar, por ese tema económico, no solo por el deportivo. De hecho en Valladolid ha habido menos descenso de inscripciones que en otras provincias por esos gastos mensuales que tienen.

Eso sí, hay dos tipos de clubes. Los que tienen muchos equipos, que son casi todos los de la capital; y algunos de la provincia, con solo un equipo. Esos pueden tener algún tipo de dificultad, pero no creo que desaparezcan.

¿Y la Federación, cómo ha superado la crisis?

Pues ha costado. Económicamente lo hemos notado como todos, pagando todos los gastos, con los casi 40 empleados que tenemos y atendiendo al fútbol, sin apenas ingresos. Es verdad que hemos sido buenos gestores y teníamos un dinero, del que hemos tirado; pero se han retrasado proyectos que teníamos en mente... dentro del Plan Director de Actividades en los próximos 4 años, como mejorar las instalaciones de Arroyo o incluso el tener una propia, que ahora no es posible; desarrollar las competiciones de otra forma o dotar de más ayudas a los clubes que esperemos que solo se retrasen en el tiempo.