scorecardresearch
Santiago González

CARTA DEL DIRECTOR

Santiago González

Director de El Día de Valladolid


La interminable lista de asuntos pendientes

16/01/2022

Echando un vistazo a lo que nos debería llegar este año comienzan a surgir proyectos pendientes y la lista se convierte en interminable. Hay reivindicaciones históricas que ya es hora de que se hagan realidad tras muchos retrasos por causas diversas: tramitación administrativa, falta de presupuesto, trabas burocráticas o simple dejadez. Ya he hablado en otras ocasiones de la infame paralización y el incumplimiento acumulado de una infraestructura imprescindible como es la Autovía del Duero o la desaparición de inversiones para convertir el trayecto Valladolid - León en una vía de altas capacidades. En este capítulo también podemos citar el absurdo e incomprensible retraso de la puesta en servicio del AVE entre Valladolid y Burgos, tras estar disponible ya la conexión con Palencia, León o Zamora.
Más allá de todas estas obras, que este año deberían recibir un fuerte impulso para consolidar una recuperación económica que se tambalea por momentos, hay otros proyectos de ciudad que en 2022 tienen que comenzar a ser una realidad palpable. El primero que se nos viene encima es la llegada de Switch Mobility que a partir del 27 de enero iniciará las obras de su factoría de autobuses eléctricos, una planta que puede convertirse en la inversión privada más importante de la provincia desde la llegada de Fasa a mediados del siglo pasado. En esta fábrica están puestas muchas ilusiones por su importancia para convertir a Valladolid en un polo de movilidad eléctrica que garantice miles de puestos de trabajo en las próximas décadas. Por ello, no hay que escatimar esfuerzos para que todo vaya bien, pues nos jugamos mucho.
El campus de la Justicia es otra de las chinitas que nos lleva molestando mucho tiempo en el zapato y no acabamos de quitárnosla. Después de indecisiones sobre su ubicación y falta de acuerdo en la compra del edificio-colegio El Salvador, el Ayuntamiento ya ha concluido la farragosa tramitación y todo el suelo está en manos del Ministerio de Justicia, quien ahora debe poner negro sobre blanco esas intenciones que últimamente han mostrado los ministros socialistas. El alcalde es optimista y confía en que se licite el proyecto y pueda avanzarse algo más durante el año, pero se choca con un raquítico presupuesto de 100.000 euros en las cuentas del Estado que ya veremos si da para algo. La reunificación de sedes judiciales no puede esperar más y hay que exigir al Gobierno una dotación económica más amplia para que pueda empezar a hacerse realidad un campus que ya debería llevar años en marcha.
Y, a pesar de que como dije antes la lista puede ser interminable, quiero concluir con las previsiones sobre la integración ferroviaria. Más allá del debate reabierto sobre si aún existen posibilidades para retomar el soterramiento como proyecto para sacar las vías de la ciudad, este año deben verse los resultados de algunas obras proyectadas hace años y ya en marcha para permeabilizar el centro urbano e incrementar la accesibilidad de los vecinos de los barrios situados al otro lado de las vías. El túnel de Andrómeda se abrirá en las próximas semanas, según lo previsto, mientras que las obras avanzan a buen ritmo en el de Labradores, lo que podría significar su apertura antes de verano de 2023. Este año igualmente comenzarán si todo va bien las obras en los tres pasos subterráneos al sur de la estación Campo Grande, en el entorno de los barrios de La Farola y la Ciudad de la Comunicación. Un gran avance.
No quisiera que fuera esta una carta a los Reyes Magos, que ya volvieron a su Oriente natal, sino más bien un listado de proyectos que tienen que hacerse realidad en los próximos doce meses, pues algunos de ellos ya deberían estar en marcha desde hace años. A ver si es en 2022.