A la sombra de Bin Laden

Agencias-SPC
-

'KSM' fue el 'cerebro' de un 11-S del que recelaba el líder de Al Qaeda y de sanguinarios ataques como el de Bali en 2002

El 11 de septiembre de 2001 tuvo lugar el mayor ataque yihadista de la Historia. - Foto: Robert Clark

A pesar de que el mayor ataque terrorista de la Historia, el del 11 de septiembre de 2001 en EEUU, llevará para siempre la firma de Osama bin Laden, como líder de Al Qaeda, tuvo otro cerebro, el paquistaní Jalid Sheij Mohamed, quien ideó un plan bajo el nombre de operación Aviones que contó con la reticencia inicial del propio Bin Laden.
Mohamed -al que se suele designar por sus siglas KSM en inglés- se crió en Kuwait pero al terminar la educación secundaria, se trasladó a Carolina del Norte, donde siguió con sus estudios y obtuvo un título de Ingeniería Mecánica en 1986. Tras ello, entró en la Yihad, después de un viaje a Peshawar y luchó contra los soviéticos en Afganistán y con los muyahidines en Bosnia en 1992. Entonces, se trasladó a Qatar, donde trabajó hasta 1996, cuando regresó a Pakistán para escapar de EEUU, que ya le tenía en su punto de mira por su relación con el primer atentado contra el World Trade Center en 1993, que llevó a cabo con su sobrino Ramzi Yousef, con quien organizó algunos ataques fallidos en Filipinas, mientras en su mente se sucedían proyectos contra Estados Unidos, una animadversión que emana de su rechazo a la política exterior norteamericana.
KSM luchó con Bin Laden en Afganistán en 1987 y se reencontraron en 1996 en Tora Bora. Fue en esa entrevista presentó al líder de Al Qaeda y a su jefe de operaciones, Abu Mohamed al Masri, varias propuestas de atentados, incluida la opción de entrenar a pilotos para hacer estrellar aviones contra edificios en suelo estadounidense. 
Criado en Kuwait, Jalid Sheij Mohamed es ingeniero mecánico, una carrera que estudió en Estados Unidos. Criado en Kuwait, Jalid Sheij Mohamed es ingeniero mecánico, una carrera que estudió en Estados Unidos. - Foto: AnonymousAquella propuesta se convertiría en la operación Aviones. La primera reacción de Bin Laden fue de escepticismo. «No es factible», habría dicho. A pesar de ello, en los años siguientes ambos colaboraron en varias ofensivas, siendo el atentado contra las embajadas estadounidenses en Kenia y Tanzania en 1998 el punto de inflexión para que KSM convenciera al líder de Al Qaeda para atentar en EEUU, que dio luz verde a la ofensiva un año después, después de que el copiloto de un vuelo de EgyptAir estrellase su avión contra el Atlántico, matando a más de 200 personas.

 

Un plan diferente

Fue entonces cuando comenzó a trabajar con la organización terrorista, aunque nunca llegó a jurar lealtad a Bin Laden, volcándose de lleno en la preparación de un ataque masivo contra Estados Unidos. Su «grandioso plan original», según él mismo confesó, era secuestrar 10 aviones, nueve de los cuales se estrellarían contra objetivos en ambas costas de EEUU. Él mismo iba a hacer aterrizar el décimo en un aeropuerto y, tras matar a todos los pasajeros y alertar a los medios, ofrecería un discurso criticando el apoyo de la Casa Blanca a Israel, Filipinas «y los Gobiernos represivos en el mundo árabe».
Los primeros preparativos comenzaron en la primavera de 1999 y Bin Laden, Al Masri y KSM hicieron un primer listado de objetivos que incluiría la Casa Blanca, el Capitolio, el Pentágono y el World Trade Center. La selección y formación de los hombres se fue desarrollando en los meses siguientes, con algunos problemas, entre ellos la obtención de visados para poder entrar en Estados Unidos. Finalmente, quedó conformada una célula de 19 efectivos, en cuya selección tomó parte directamente el líder del grupo.
Según el informe final de la Comisión del 11-S, se estima que toda la operación costó a Al Qaeda cerca de medio millón de dólares. Los miembros del operativo recibieron los fondos necesarios para sus acciones mediante transferencias o dinero en efectivo entregado por KSM.
Más de 200 personas perdieron la vida en una cadena de atentados en Bali en 2002. Más de 200 personas perdieron la vida en una cadena de atentados en Bali en 2002. Las consecuencias del atentado excedieron incluso las mayores expectativas de Al Qaeda. En un vídeo, Bin Laden asegura que él era «el más optimista» de todos en cuanto al resultado de los ataques. «Pensaba que el fuego por el combustible en el avión derretiría la estructura de hierro del edificio y derrumbaría la zona en la que el avión golpeó y todos los pisos por encima», explica sobre las Torres Gemelas.
El resultado final fueron casi 3.000 víctimas mortales, una masacre no superada hasta la fecha y que marcó un antes y un después en la historia del terrorismo.
KSM fue capturado en Rawalpindi (Pakistán) en marzo de 2003 en una operación conjunta de la CIA y los servicios de Inteligencia paquistaníes, apenas unos meses después de llevar a cabo su segundo mayor atentado, de 2002 en el distrito turístico de Kuta, en la isla indonesia de Bali, en el que murieron más de 200 personas.
En 1993, tuvo lugar la primera ofensiva contra el World Trade Center. Murieron seis personas en un acto también ideado por ‘KSM’ y su sobrino.En 1993, tuvo lugar la primera ofensiva contra el World Trade Center. Murieron seis personas en un acto también ideado por ‘KSM’ y su sobrino.Encerrado en Guantánamo, está a la espera de un juicio que comenzará en enero. A partir de entonces, tal vez, deje de estar a la sombra de Bin Laden y se haga un nombre en el capítulo más negro de la historia.