scorecardresearch

La Junta pide 3ª dosis para trabajadores de residencias

SPC
-

La directora general de Salud Pública recuerda que la EMA emitirá el 4 de octubre una ficha técnica parea recomendar esta vacuna adicional en pacientes inmunodeprimidos

Vacunación en el Centro Miguel Delibes de Valladolid. - Foto: Miriam Chacón (Ical)

La directora general de Salud Pública, Carmen Pacheco, abogó hoy por vacunar con una tercera dosis también a los trabajadores de las residencias, además de a los pacientes inmunodeprimidos, un escenario que deberá ratificar el 4 de octubre la Agencia Europea del Medicamento (EMA), mediante una ficha técnica para recomendar este pinchazo de recuerdo o de refuerzo en determinados pacientes, y entre los que la Junta incluiría a los trabajadores institucionalizados.

Hasta ahora, el Ministerio de Sanidad, tras escuchar a la Ponencia de Vacunas, ha decidido hacerlo con todo el Grupo 7, aquellos con algún grado de inmunodeficiencia. Esta misma mañana se reunió la Comisión de Salud Pública y “todo indica que se aprobará” en este segmento de la población, según determinó Pacheco, durante la presentación del balance de la participación de Castilla y León en el programa de Cooperación Transfronteriza Riscar. En todo caso, hoy no será el turno de los trabajadores sociosanitarios.

Igualmente, consideró que “no es prioritario” ahora debatir si los vacunados con el suero de Janssen (una sola dosis) necesitarán una segunda, después del registro de varios brotes asociados a estos casos. En la actualidad, el 1,4 por ciento de los vacunados con esta farmacéutica cuentan con “algún fallo”, un porcentaje que se reduce a la mitad en el resto.

Por último, subrayó que la cobertura de vacunación en Castilla y León “es de las más altas de España” y ahora “ya es más difícil elevar las cifras porque no se parte de cero”. En estos momentos se está inoculando a los cerca de 40.000 habitantes de la Comunidad que habían padecido el COVID-19 en los últimos seis meses y que, por ese motivo, por el tiempo transcurrido, no habían podido hacerlo, un requisito que ahora se ha reducido a solo cuatro semanas desde que se ha pasado la infección. Pacheco llamó la atención en que es el colectivo de entre 20 y 39 años el que va más retrasado, lejos del objetivo “deseable” del 90 por ciento. “Intentaremos ir casi uno a uno para convencer a todos de que se vacunen”, animó la directora general, quien consideró que el grado de negacionistas en la Comunidad es bajo.