Evocación medieval

Jesús Anta
-

Jesús Anta nos revela algunos de los secretos de la calle Rondilla de Santa Teresa #Callejeando

Evocación medieval - Foto: Jonathan Tajes

El nombre de la calle y el punto en el que empieza, nos retrotraen a cuando Valladolid tuvo murallas o cercas, más para protegerse de epidemias cerrando sus puertas y evitar la entrada de extraños, o para establecer accesos obligatorios con la finalidad de cobrar impuestos a cuantos venían de fuera a vender sus productos al mercado de la villa. Comienza Rondilla de Santa Teresa haciendo esquina con la calle Portillo de Balboa. Es una calle un tanto ruidosa debido al tráfico que soporta pero tiene elementos arquitectónicos e históricos muy interesantes.
Rondilla o ronda, es decir paseos que circundan una ciudad amurallada; y portillo o puerta menor de acceso al interior de la misma.
La calle que recorremos da nombre a todo el barrio de la Rondilla, levantado sobre viejas huertas, y viene lo de Santa Teresa de que  casi al final de la misma está el convento que fundó la santa carmelita a finales del siglo XVI.
Lo primero que veremos en el recorrido de la calle son antiguos edificios  de promoción pública (grupo 18 de julio) que, como se ha hecho en otros casos, se han realizado importantes reformas que les supuesto una nueva vida acorde con los tiempos presentes y con las necesidades de sus habitantes: instalar ascensores y mejorar notablemente su aislamiento  térmico, de tal manera que se reduzca el consumo de energía, con lo que supone de ahorro económico para sus moradores y de mejora del medio ambiente urbano, además de darlas un aspecto estético renovado y moderno.
Pronto llegaremos a una pequeña zona ajardinada en la que destaca la conocida como ‘puerta de los carros’. Se trata de un antiguo portalón de acceso a la huerta de los dominicos de San Pablo. E inmediatamente próximo a la puerta veremos un león con el escudo del Duque de Lerma. Se supone que es uno de los que adornaban la tapia del convento  en la que estaba instalada esta puerta: una lápida indica que la misma, de estilo clásico, data de principios del siglo XVII.
Frente a estos jardincillos que hacen esquina con la calle Cardenal Torquemada, asoma  la parte de atrás del Instituto Zorrilla, más concretamente su polideportivo, que se construyó intentando respetar lo más posible su histórico entorno. Para evitar que destaque excesivamente en altura y desentonen sus colores,  se construyó semienterrado, además de utilizar  materiales discretos que no llamen la atención.
Por cierto, aunque seguramente se ha dicho muchas veces, no está de más insistir en que este Cardenal Torquemada, aunque fuera tío del Torquemada inquisidor, fue un clérigo culto y conciliador, además de impulsar la construcción del primitivo convento de San Pablo.
Discurre la calle por detrás de la mole del Hospital Clínico Universitario Rondilla, inaugurado en 1953 con el nombre de Onésimo Redondo.
Y en acera de los pares se alza el ya comentado convento de Santa Teresa. Inscripciones en los muros de su cerramiento informan sobre algunos acontecimientos relacionados con el convento y la ciudad. Entre ellos, señalamos la placa que indica que  el Ayuntamiento decidió en julio de 1968 nombrar a la fundadora ‘vecina de honor’ de Valladolid, en conmemoración del IV Centenario de su entrada en la ciudad;  y bajo una cruz, un texto grabado en piedra recuerda que  hasta aquí llegaron las aguas del Pisuerga  el 4 de febrero de 1636 causando 150 muertos.
En un solar que hace esquina con la calle Mirabel,  donde antes estaba el Instituto Santa Teresa de Jesús, se construirá un nuevo edificio para acoger la Escuela de Arte y Superior de Restauración y Conservación de Bienes Culturales ubicada ahora en la calle Leopoldo Cano. Por cierto, viene lo de Mirabel del palacio que, con ese nombre, tuvo Alfonso X el Sabio en las inmediaciones del barrio de la Overuela.
Hacia el final la calle, está el antiguo Seminario Menor. Inaugurado en 1957 pasó a manos del Ministerio de Educación veinte años después debido a la baja ocupación, pues ya estaba funcionando el Seminario Mayor desde 1965. Ahora acoge el Instituto de Enseñanza Secundaria Juan de Juni.
Termina la Rondilla de Santa Teresa en la orilla del Pisuerga, en el Paseo del Renacimiento, junto al puente Mayor: disfrutemos de las vistas..