scorecardresearch

40 años del José Zorrilla mundialista

R.G.R
-

Este 17 de junio se cumplen cuatro décadas del primer partido del Mundial del 82 que se jugó en el nuevo estadio de Valladolid

40 años del José Zorrilla mundialista

Este mismo viernes se cumplen 40 años del primero de los tres partidos que el estadio José Zorrilla acogió en el Mundial del 82. Valladolid fue el escenario de una de las escenas más recordadas de este evento futbolístico, el más importante del planeta, y la ciudad vivió unas jornadas de gran expectación y esperanzas económicas, que luego se vieron truncadas por la realidad.  

En el Nuevo Zorrilla se jugaron tres partidos. Se celebraron a las cinco y cuarto de la tarde de los días 17, 21 y 24 de junio y las selecciones que llegaron hasta la ciudad fueron Checoslovaquia, Kuwait y Francia. El cronista deportivo de la ciudad, ?José Miguel Ortega, cubrió el evento futbolístico para Radio Cadena Española, filial de publicidad de Radio Nacional de España. 

Recuerda perfectamente que la llegada de la delegación kuwaití generó un revuelo en la ciudad e incluso algunos negocios se abrieron a la sombra de los partidos que se jugarían en Valladolid. Claro ejemplo de ello fue el Bar Kuwait, abierto en la calle María de Molina. «Se abrió con la clara intención de atraer a toda la gente que llegaba por los partidos de Kuwait, pero luego el gasto que hicieron no fue mucho porque casi no estuvieron por la calle», indica Ortega. 

La única delegación que permaneció en la ciudad durante la semana larga en la que se jugaron los partidos fue Checoslovaquia. Tanto Francia como Kuwait se ubicaron en el Hotel El Montico y en el Parador de Tordesillas y no se dejaron ver mucho por la ciudad. «Casi no vinieron» , aclara Ortega. Así, las expectativas de gasto creadas en la ciudad se convirtieron en un pequeño fracaso con el paso de los días. 

Los partidos que se jugaron en el Nuevo José Zorrilla se recuerdan de forma primordial por tres aspectos. El sofocante calor de aquel verano y más teniendo en cuenta que los partidos se jugaban a partir de las 17.15 horas. Segundo, por el gol marcado por Antonín Panenka en el Francia-Checoslovaquia, que acabó con empate a uno. Y el tercero, y por supuesto mucho más relevante, por la polémica surgida en el Kuwait-Francia cuando el jeque  Fahid-Al-ahmad Al-Sabah bajó al campo y logró que se anulara un gol a favor de los franceses.  

el jeque, en el campo. El entonces masajista del Real Valladolid José Antonio Aramayo estuvo presente en el campo. La Real Federación Española de Fútbol buscaba a algún profesional que se encargara de los árbitros y Aramayo fue el elegido. «No veas la que se lió cuando bajó al campo con los guardaespaldas. A uno poco más y le rompen el brazo porque intento que no llegara al césped». El fisioterapeuta lo vio de cerca porque estaba sentado detrás de los banquillos. «Al final Kuwait perdió el partido, pero el jeque consiguió anular un gol a favor de los franceses. Allí estaba la Policía, un montón de gente..., hasta que el tipo lo consiguió y se subió de nuevo al palco». 

Los jugadores del equipo vivieron del Mundial en Valladolid con absoluta normalidad porque la inauguración del campo fue unos meses antes en un partido contra el Bilbao. «Yo fui como uno más a la grada, después de comprar mi entrada para ver a los franceses. Lo vivimos normal», aclara Luis Minguela, que entonces militaba en las filas del primer equipo.