scorecardresearch

16 años y 200 denuncias por agresión

Agencias-SPC
-

Una chica de Erandio 'lidera' una banda que ha dado varias palizas a una joven que vive aterrada

16 años y 200 denuncias por agresión

Lo que no era más que un tonteo de verano entre adolescentes se convirtió en una pesadilla para la chica. Todo empezó cuando una joven, de 13 años, empezó a mandarse mensajes en Instagram con un chico. El joven era exnovio de otra menor, quien, al enterarse, reunió a un grupo de amigas y fueron a buscar a la chica, a la que dieron una paliza en Erandio (Bilbao), mientras grababan la agresión en vídeo. Es una moda peligrosa la de las agresiones grupales, que pueden acabar en tragedia, como sucedió al joven Samuel en La Coruña el pasado julio o a Alex en Amorebieta (Vizcaya) en agosto.  

«Siento impotencia. No puedo hacer nada para defenderla porque son menores y ellas lo saben», explica Amara, la madre de la menor, que denunció los golpes y amenazas ante la Ertzaintza pese a que el acoso a su hija continúa en el municipio de Bilbao.

Al parecer, la joven llegó a casa llorando y diciendo que se quería ir de Erandio porque la iban a matar». Entonces, «empezaron a llamar al timbre y cuando contesté, me dijeron que bajara la niña que la iban a reventar», cuenta la mujer en declaraciones a un periódico regional. «Tiene miedo. Voy a buscarla al colegio por si acaso».

La menor víctima de la agresión en Erandio no salió de su casa durante días hasta el pasado viernes.  Lo hizo para solucionar el tema con sus acosadoras y devolverle a una de ellas una ropa que le dejó. La paliza fue brutal.

Se da la circunstancia de que la principal responsable de la agresión, de 16 años, acumula 200 denuncias. «No le importa absolutamente nada porque vuelve y vuelve... Tiene 200 denuncias anteriores y sigue haciendo lo mismo. Están obsesionados con ella. En cuanto se levantan ya le están mandado audios. Se están cebando con ella», revela angustiada Amara.

Se dispara el ‘ciberbullying’

Desgraciadamente, este no es el único caso. La inmensa mayoría no tienen tanta repercusión mediática, incluso no aparece en cifras oficiales. El ciberbullying ha sido la forma más frecuente de acoso durante la COVID -un 24 por ciento de los alumnos conoce a alguien que lo ha sufrido-, sobre todo a través de WhatsApp y otros canales como Instagram, TikTok o los videojuegos, así como se han incrementado las agresiones en grupo, hasta un escalofriante 65 por ciento.