«La empresa familiar ha sido siempre un lobby muy potente"

Santiago González
-
Teresa Mata, directora de la Cátedra de la Empresa Familiar de la Universidad de León - Foto: Ana M. Dí­ez

La directora de la Cátedra de la Empresa Familiar de la Universidad de León afirma que el Gobierno Herrera "ha tenido muy presente las necesidades y demandas» de este sector

¿Qué actividad realizan las cátedras de empresa familiar?
Las cátedras pretenden que la universidad acceda de primera mano las experiencias empresariales. Para los alumnos es muy formativo conocer las vivencias y trayectorias de los empresarios de Castilla y León. Por ello, tenemos una doble función, llevar la empresa familiar a la universidad, a la vez que trasladar la universidad a la sociedad y a la empresa. Desde aquí se puede enseñar a los alumnos a emprender.
¿Qué alumnos acuden a la cátedra?
A las jornadas y cursos de la cátedra acuden estudiantes de la rama económica, pero también de derecho o relaciones laborales. Todos aquellos que tienen que ver con la empresa.
¿Qué aspectos abordan en estos cursos y jornadas?
Aspectos fiscales, mercantiles o tecnológicos. Los cursos suelen ser de una semana y normalmente participan en torno a 40 alumnos, mientras que las jornadas -este año celebraremos las séptimas- son monográficas. Las últimas se dedicaron a las grandes empresas vitivinícolas, un sector muy importante.
¿Qué rasgos característicos tienen las empresas familiares?
Tiene grandes valores, es lo que destacaría por encima de todos, como esfuerzo, compromiso e ilusión, valores sustanciales que hay que enseñar a la sociedad. Creo que en la gestión de lo público, y yo me he visto alguna vez en ello, es muy importante conocer el funcionamiento de las empresas porque es la única manera de que las administraciones públicas pueden atender lo que demandan. En mi experiencia profesional y personal me ha venido muy bien conocer a empresarios y empresas porque ha redundado en satisfacer sus necesidades.
Creo que la empresa familiar ha sido siempre un lobby potente y me consta que el Gobierno Herrera ha tenido siempre muy presente sus necesidades. Son un ente generador de empleo y en nuestra Comunidad crear empleo es muy importante.
¿Qué fortalezas y debilidades tienen las empresas familiares?
Honestamente les veo más fortalezas que debilidades porque tienen una gran resiliencia y lo han demostrado en la época de crisis. Su compromiso es mayor con las personas, con sus trabajadores, que con el empleo. De una u otra forma han sido capaces de capear un periodo dificílisimo para la empresa española, pero ese esfuerzo, ese compromiso, ese pensar en las personas por encima de todo, les ha hecho tener un índice de supervivencia mayor.
No obstante, aún falta que la sociedad entienda la figura del empresario. A veces se quejan de que se demoniza un poco, como nos ha pasado en otros periodos a sectores como el funcionariado público. Es muy importante dar a conocer esa labor.
¿La sucesión y la profesionalización siguen representando problemas en la empresa familiar?
Cada vez están mejor preparadas para asumir ambos retos, pero indudablemente es vital y cuesta trabajo saber dejar a tiempo los puestos de dirección, sobre todo por parte de los fundadores de la empresa.
¿El tamaño podría ser otro de los lastres de la empresa familiar?
Uno de los retos en los próximos años será necesariamente saber globalizarse, no sólo exportar sus productos. Y para ello, habrá que tener cierto tamaño, pero se han dado grandes pasos en los últimos años.
¿Para la economía castellana y leonesa es mejor una mayoría de empresas familiares o societarias?
No es mejor o peor. La empresa familiar, muy presente en nuestro territorio, es algo que debemos cuidar especialmente desde las administraciones públicas para que se sientan arropados. Yo, si tuviera que elegir me quedaría con la empresa familiar. En León hemos vivido recientemente el comportamiento de una multinacional como Vestas y quizás entiende peor los argumentos que se pueden esgrimir desde el Gobierno regional y desde la sociedad. Las empresas familiares cuidan más a las personas, son grandes estructuras donde la familia se perpetúa también en el empleo. El trabajador pasa a ser la persona y hay que cuidarlo para que la empresa funcione.
¿Cómo se ve desde la universidad el estado de salud de la empresa familiar en Castilla y León?
Los empresarios familiares en Castilla y León están ahora más contentos, han sabido sobrevivir a la crisis, pero la actual situación socioeconómica les mantiene preocupados. Esperemos que se estabilice para que favorezca la generación de empleo en una comunidad donde el envejecimiento poblacional demanda son puestos de trabajo para que nuestros jóvenes se puedan quedar.
Yo la veo con salud, a los empresarios les veo con ganas, muchos de ellos me admiran, y especialmente hay pueblos en Castilla y León donde hay empresas que la gente desconoce pero que están tirando de la economía regional de forma muy importante.