LA COLUMNA

Luis del Val

Periodista y escritor


El futuro de la Euroorden

Dicen que la mesa de la obsequiosidad, con la que el gobierno de España ha rendido pleitesía a la representación de los secesionistas de Cataluña, no sirve para nada, pero creo que ha supuesto un gran avance para la minoría de catalanes que cometen el fraude de hablar en nombre de Cataluña, despreciando la existencia de una mayoría que no quiere dejar de ser españoles.

El avance para los totalitarios secesionistas es muy notable, porque podrán enseñar documentos gráficos en los que se demuestre que la más alta instancia del Gobierno de España, su Presidente, se reúne y rinde pleitesía a un político inhabilitado -Torra- a la vez que admite la presencia del urdidor del golpe de Estado -Jové- imputado por ese delito.

Imagínense el futuro de una euroorden contra un presunto delincuente secesionista. Bastará que el abogado del presunto, por muy poco hábil que sea, muestre el álbum de fotos y algún vídeo, donde se observe la docilidad con la que el presidente del Gobierno actúa, para que el juez europeo se pregunte si España le quiere tomar el pelo.

La mesa de la obsequiosidad es una gran victoria para el secesionismo, y da lo mismo que se reúna cada mes, y lo único que acuerde sea volver a reunirse al mes siguiente. Lo importante es que Sánchez logra aprobar los presupuestos y el secesionismo humillar al resto de España. Eso sí, a medio plazo, el entusiasmo de aragoneses, castellanos, extremeños, murcianos, andaluces, etcétera, por votar al socialismo que les ningunea me imagino que será fácil de imaginar. Es probable que el PP retroceda en votos -¡todavía más!- en el País Vasco y Cataluña, pero fuera de allí, los líderes socialistas regionales creo que van a tener que pedir el voto en las esquinas, tocando el acordeón. Y no creo que haya muchos que sepan tocar el acordeón, después de tanto tiempo dándole a la pandereta y la zambomba secesionista.



Las más vistas