scorecardresearch

Un recital de cine de acción en 'La lista final'

Agencias
-

Chris Pratt encabeza esta adaptación de Antoine Fuqua de la novela de Jack Carr sobre un SEAL que intenta desentrañar una conspiración relacionada con la misión final de su equipo

Antoine Fuqua, director de la saga The Equalizer y de filmes tan genuinamente americanos como Training Day (2001), firma una de las series más espectaculares del verano, La lista final, que se acaba de estrenar en Amazon Prime Video, y donde despliega un recital de escenas de acción y cine bélico rodadas al máximo nivel.

En una entrevista realizada en el marco del Festival de Televisión de Montecarlo, donde tuvo lugar su presentación mundial, el estadounidense confesó su admiración por el hecho de que los espectadores, sea cual sea el momento vital que rodee sus circunstancias, sigan creyendo en el entretenimiento y «necesiten» de la ficción para sobrellevar las peores circunstancias.

Fue así «cuando hice Training Day, fue justo después del 11-S y aún así, la gente iba al cine». «La sociedad  siempre quiere entretenerse y el cine de acción siempre ha estado ahí, en primera línea. Incluso durante la guerra, la gente quiere ir al cine; no creo que eso haya cambiado, ni vaya a cambiar».

Pratt da vida a James Reece, que regresa a su casa ansioso por obtener respuestas. Pratt da vida a James Reece, que regresa a su casa ansioso por obtener respuestas. Y pone como ejemplos Apocalypse Now (1979), que fue «todo un referente y salió poco después de Vietnam», o el modo en que Centauros del desierto (1956) marcó un antes y un después en el cine de acción, y no solo del western, asegura el director de Infinite (2021), sino en el modo de contar de otros géneros, incluida la ciencia ficción.

Protagonizada por Chris Pratt, con Taylor Kistch en el papel de su mejor amigo, La lista final está basada en una novela de Jack Carr en la que un miembro de los Navy SEAL del Ejército de los Estados Unidos, James Reece, sufre una emboscada durante una misión encubierta en Siria en la que pierde a todo su equipo. Cuando regresa a su hogar, su mente es un galimatías de confusos recuerdos donde se mezcla el sentimiento de culpa con la certeza de que parte de lo sucedido no encaja con la lógica.

Un antiguo compañero de la CIA le propone averiguar que pasó en aquella emboscada, pero a cada paso que dan la realidad se vuelve más oscura y violenta, entran en juego sucios personajes relacionados con negocios turbios y multimillonarios y, como eje y detonante de una nueva dimensión, un probable desorden de salud mental.

La producción está compuesta por ocho episodios. La producción está compuesta por ocho episodios. Ocho capítulos cargados de adrenalina que Taylor Kitsch advierte en declaraciones de que se trata «tan solo de una ficción». «Rodamos esto antes de lo que paso en Ucrania, es una historia ficticia, escrita por un NAVY Seal, en eso hay que destacar su autenticidad y reconocerle una cierta fidelidad a la historia, pero no estamos intentando lanzar una narrativa, ni un mensaje: es solo entretenimiento y nuestro trabajo es ser auténtico haciendo eso», aclara.

Entiende que el personaje de Pratt tiene un trastorno postraumático pero no pensó en que tuviera que preparar su personaje en base a este problema. «La serie está muy magnificada, supera la realidad con mucho, considera, por lo que, si alguien la ve y saca alguna conclusión en ese sentido de mejorar su salud mental, si se identifica y decide tratarse o medicarse, pues genial. Pero esto es un thriller», zanja el que fuera Remy Lebeau en X-Men orígenes: Lobezno.

Para Fuqua, La lista final es una serie «diferente y original» que ha contado con un equipo «excepcional» trabajando en la parte más «thriller» de la historia, un relato en el que «aunque no tengas ni idea de lo que va a pasar, la acción habla por sí misma».

‘La lista final’ descubre la faceta más dramática de Chris Pratt.‘La lista final’ descubre la faceta más dramática de Chris Pratt.El directo asegura que aún hay mucha diferencia entre rodar para el cine o el streaming, y es una diferencia que «le importa». «Creo que el cine siempre es un medio diferente, siempre lo ha sido, tiene una técnica diferente que la televisión, pero es cierto que las fronteras entre tele y cine se están difuminando, lo he comprobado especialmente desde la COVID», afirma.

Nacido en Pensilvania en 1966, Fuqua, que ha rodado con prácticamente todos los actores negros de Hollywood, de Denzel Washington a Jamie Foxx, tiene pendiente de estreno con Will Smith Emancipation, un drama histórico sobre la América esclavista. «Me encantaría hacer otros géneros, pero todo depende del guion», concluye.

ARCHIVADO EN: Cine, CIA, Novela, Estados Unidos