El Pucela suma otro empate en El Sadar

M.B
-

El Real Valladolid, que jugó una buena primera parte y parte de la segunda, empató, por tercer partido consecutivo en LaLiga, ante Osasuna (0-0). Sergi Guardiola mandó un balón al larguero

x - Foto: Jesus Diges

GALERÍA

Imágenes del Osasuna-Real Valladolid

El Real Valladolid sumó otro empate, el tercero consecutivo en LaLiga, en su visita a Osasuna. Los blanquivioleta estuvieron mejor en la primera parte y en el primer tramo de la segunda, con una clara ocasión incluida de Sergi Guardiola que acabó en el larguero, y sufrieron en el tramo final, sabiendo aguantar el 0-0, lo que le permite llegar a los 22 puntos.

Sergio González cambió el sistema, colocando a tres centrales y dos carrileros, haciendo debutar a Raúl García Carnero. Y apostando por tres hombres en el centro del campo y dos arriba, dejando a Sandro y a Óscar Plano en el banquillo.

Y con la idea de tener el balón salió un Pucela consciente de la fortaleza de Osasuna en El Sadar. Así, a los 11 minutos, Chimy Ávila avisó de que, con poco, puede hacer gol, buscando un duro disparo desde fuera del área, al que Masip respondió bien colocado. Ünal y Guardiola, en el otro lado, se movían bien, aunque sus dos primeras acciones caían por sendos fuera de juego.

Aunque, las sensaciones de los blanquivioleta eran buenas, con llegadas y presión más alta de lo habitual, la mejor ocasión en la primera media hora fue del cuadro navarro, a los 27 minutos en la botas de Adrián, que rompió el fuera de juego y se plantó ante Masip, pero el portero le ganó la partida con una rápida salida mandando su disparo a saque de esquina. La respuesta de los pucelanos fue rápida, ya que poco después de los 30, la tuvo el debutante Raúl Carnero, tras una entrada por banda del otro lateral, Antoñito. El chut cruzado del cedido por el Getafe lo paró abajo Sergio Herrera.

Con otro lanzamiento de Ávila y una llegada de Guardiola, lento ante Aridane, se llegó al descanso, con 0-0 y todo para la segunda parte.

En el inicio, el Pucela tuvo la ocasión de adelantarse en un saque de falta de Míchel que Ünal remató con el pecho en el segundo palo. Solo el portero de Osasuna evitó el 0-1. Era el minuto 47 y los de Sergio seguían bien situados. Hasta el punto de merecer con claridad ir por delante. Bien por esa ocasión de Ünal o bien por la de Guardiola en el 57, cuando, tras un pase de Alcaraz, elevó por encima de Sergio Herrera topándose con el larguero.

El Pucela estaba bien pero con Osasuna y en El Sadar cero confianzas. Y más si el Chimy Ávila rebaña todos los balones. Los rojillos, de hecho, se rehicieron después de que Marc Valiente, que sufrió un corte en la cabeza la primera parte, tuviese que pasar de nuevo por la banda para vendar la zona. Eso y el juego más embarullado, de choque, empezó a decantar la balanza del lado de los locales, que empezaron a empujar, metiendo atrás al Pucela.

Los blanquivioleta aguantaron el primer envite y buscaron con Sandro y Plano, entrando en la segunda parte, seguir haciendo daño arriba. Mientras Osasuna empujaba con córners y balones colgados del área.

La lluvia y la intensidad marcaron el final. Con Ávila gozando, tras un saque de esquina, de la mejor ocasión, que Ünal rozó con la cabeza evitando males mayores.