TIEMPO MUERTO

Diego Izco

Periodista especializado en información deportiva


La eterna espera

16/01/2021

El 7 de junio de 2019 lo ficharon y seis días después lo presentaron, pero Hazard todavía no ha llegado. Alguna mala conexión de vuelos, supongo, los mismos que tenía que coger 'super-Coutinho' en enero de 2018 rumbo a Barcelona…

Hay que evitar que le pase lo que a Bale o a Kaká, analizaban ayer, en una dolorosa resaca tras la eliminación en la Supercopa… Supongo que lo hacían con el dinero por referente, porque son tres de los seis fichajes más caros en la historia del Real Madrid (se cuelan Cristiano, Zidane y James en la nómina). Olvidando que Bale, por ejemplo, marcó 22 goles y dio 19 asistencias en su primera temporada, o que Kaká llegó roto a Madrid pero había sido campeón del mundo, de la Liga de Campeones y Balón de Oro… y aunque fracasó, en esa primera campaña como madridista anotó nueve tantos. Hazard, que cabalga de lesión en lesión, de decepción en decepción, lleva apenas 31 partidos en temporada y media de blanco, con un bagaje de tres goles y cuatro asistencias.

No hablamos de un chico superado por la responsabilidad, como puede suceder con Vinicius (¿Le sucederá eso para que Zidane lo tenga condenado al ostracismo?). El belga es un tipo de 30 años, y puede que ahí radique el problema, en que los chicos y los recién llegados suplen con hambre el exceso de presión y con futuro los infortunios de las lesiones, pero los que sienten que tienen el currículum lleno pueden caer en una profunda depresión.

Cuentan que en Barajas sigue habiendo un niño con una cámara de fotos (¿Hay niños con cámaras de fotos… o todos usan el móvil?) esperando a Hazard. «Ya llegó hace año y pico, chaval», le dicen. Pero él no quita la mirada de la puerta de 'salidas': «No, ése no. Yo espero al bueno».