scorecardresearch

Un gol=un árbol

Manuel Belver
-

Olmo Ercilla, jugador del CPLV, encabeza un proyecto que pretende reforestar y concienciar frente al cambio climático · La semana pasada plantaron unos 2.000 robles en Vega de Valdetronco

Un gol=un árbol - Foto: Nuria Mongil Manso / FLASH ION f

Mi intención, puesto que me llamo Olmo, era plantar bosques de olmos, pero es una especie muy frágil que, al crecer, sufre una enfermedad llamada grafiosis, lo cual impide la supervivencia de esta, y por ello decidimos plantar cualquier otro tipo de árboles comunes en nuestra región». Quien habla así es Olmo Ercilla, uno de los capitanes del CPLV, conjunto elite de la ciudad y uno de los grandes dominadores del hockey línea español, con dos títulos de campeón de Europa en sus vitrinas. Su nombre va unido desde hace dos años al proyecto 1 gol: 1 árbol, que ya ha conseguido plantar 2.000 en dos localidades vallisoletanas. 600 pinos en Matapozuelos y casi 1.500 robles en Vega de Valdetronco.
 
Este vallisoletano de 25 años tiene mil y una historias que contar. Además de capitán de su equipo es ya un veterano también con la selección española de hockey línea, acudiendo a varios Mundiales -entre ellos, al último en Argentina en 2015-. Hace dos años le fue diagnosticada esclerosis múltiple -que ya padecía su hermana- y lejos de hundirse siguió luchando y jugando. Además, es uno de los entrenadores de la base del CPLV, enseñando todo lo que sabe a los más pequeños.
 
En 2014 comenzó este pequeño pero gran proyecto. «Todos sabemos que nuestro planeta se encuentra en una precaria situación de sostenibilidad y que el cambio climático es algo que está aquí a la orden del día. Todos lo vemos, lo sabemos pero pocos actúan para evitarlo. Mi intención es, dentro de lo posible, poner mi pequeña semilla para evitarlo y gracias al hockey y al club de fans -cosa que me ponía muy nervioso al principio y que no me gustaba pues no soy nadie más importante ni más famoso que cualquier otro- decidí aprovecharme de ello de esta manera», señala. Así, ese club de fans que tiene en el CPLV potenció el eslogan un gol: un árbol, que consistía en plantar como mínimo un árbol por cada gol oficial que hace Ercilla con el equipo. 
 
Aquel 2014 comenzaron con pinos, gracias al apoyo de ASFOVA (Asociación Forestal de Valladolid). Así, en junio de ese año plantó, con una iniciativa también del geriátrico de la zona, 600 pinos en Matapozuelos, al lado del antiguo zoo.
 
Pero esa idea, la de mejorar la vegetación creando un bosque no se quedó ahí. «Un árbol nos ofrece sombra, cobijo frente a la lluvia, regula el clima de la atmósfera, filtra los vientos, reduce la contaminación del aire, genera biodiversidad y en general mejora la calidad de nuestras vidas. Si dieran wifi todo el mundo tendría uno pero solamente dan oxigeno que permite que respiremos», recuerda concienciado este joven vallisoletano. 
 
Así, hace un par de semana, Olmo Ercilla y su club de fans repitieron plantación, esta vez de robles, en Vega de Valdetronco. En total, 1.948 en casi dos hectáreas. En este caso gracias a otro buen puñado de euros recaudados gracias a sus goles y la generosidad de aficionados y amigos; y a la empresa estatal Tragsa (quien realizó la plantación) y la Junta de Castilla y León, que es propietaria de los terrenos. 
 
«Mi intención, entre otras cosas, es la de concienciar a la población para que se dé cuenta de la importancia de cuidar el ecosistema, orientar a los más pequeños jugadores y a sus familias para su contribución, educación y colaboración por un futuro mejor, y luchar contra la extinción de ciertas especies autóctonas de nuestra localidad», señala sobre su ideario. Y concluye sin duda: «Al principio parecía una locura sin futuro pero ahora con más de 2500 árboles plantados parece que avanza y espero que esto no pare nunca».

Olmo Ercilla.
Olmo Ercilla. - Foto: Nuria Mongil Manso / FLASH ION fotografia