scorecardresearch

El año de Rahm

Sergio Álvarez de Blas (EFE)
-

El jugador español hizo Historia al ganar el US Open, algo que no pudo lograr su ídolo, Severiano Ballesteros

El vasco termina 2021 como ‘número uno’ del mundo, aunque le queda el sabor amargo de no haber podido disputar sus primeros Juegos por culpa del coronavirus. - Foto: R. Jiménez (EFE)

El 20 de junio de 2021 fue el día más importante en la trayectoria deportiva de la nueva estrella del deporte español, el golfista Jon Rahm, que se convirtió el leyenda al ganar el Abierto de Estados Unidos y lograr su primer 'major' hasta terminar el año como 'número uno' del mundo.

Ese día, el vasco, con 26 años (cumplió 27 el 10 de noviembre), unió su nombre al de los otros ganadores de torneos grandes del golf nacional: Seve Ballesteros (cinco), Chema Olazábal (dos) y Sergio García (uno). Fue el octavo 'major' del golf español y el primero en el US Open.

El legendario Seve, su ídolo, ganó dos ediciones del Open Británico (1979, 1984 y 1988) y dos del Masters (1980 y 1983). Olazábal se vistió dos veces la chaqueta verde del torneo del Augusta National (1994 y 199). Y Sergio García se convirtió en maestro en 2017. Pero ningún español había podido con el US Open.

Lo hizo en el Día del Padre en EEUU, cuando recibió el trofeo después de haber tenido en brazos a su hijo Kepa, entonces de tres meses, tras una actuación llena de pasión y sin errores que superó a todos sus rivales.

Jon Rahm hizo un 'putt' para 'birdie' de más de siete metros en el hoyo 17 que le permitió alcanzar a Oosthuizen. Y enterró otro 'putt' para 'birdie' de izquierda a derecha desde menos de cinco metros en el hoyo final para un 67 (-4) y una victoria con un golpe de ventaja. Acabó con 278 impactos totales (-6) y cuatro rondas de 69, 70, 72 y 67 para sumar su primer gran título.

Tras ganar el US Open, Rahm recuperó el puesto de 'número uno' mundial, aunque lo cedió brevemente tras el siguiente torneo que jugó, el Abierto de Escocia. Tras acabar tercero empatado en el Open Británico, volvió a subirse al trono y ya no se bajó de él el resto del año.

Formado en la Universidad de Arizona, el jugador de Barrika (Vizcaya) ya fue avisando poco a poco de que su eclosión en un grande era cuestión de tiempo. Antes de su hazaña, Rahm había amasado 12 títulos como profesional: seis en el PGA Tour y otros seis en el Circuito Europeo.

En 2021 jugó un total de 21 torneos con un saldo de 13 'top-10' y tan solo tres cortes fallados.

En su gran año también vivió momentos amargos, como cuando tuvo que dejar el torneo The Memorial, en el que defendía el título, por haber dado positivo en COVID-19 y cuando lideraba al cabo de la tercera ronda con seis golpes de ventaja. El virus también le privó de ir a sus primeros Juegos. Dio nuevamente positivo. 

También lo pasó mal cuando quedó eliminado en el Estrella Damm Andalucía al no pasar el corte en la segunda jornada. «Es la primera vez que no quiero ver un palo de golf. Me hace falta un descanso», llegó a decir.

Tampoco guarda buen recuerdo de su segunda Ryder Cup, en la que fue el jugador que más puntos (3,5) aportó al equipo europeo, derrotado por el de EEUU en el Whistling Straits de Haven, Wisconsin, por un rotundo 19-9.

Momentos de amargura que no ensombrecen un año que nunca olvidará por ser el de su consagración como los que se atisba como una leyenda del golf mundial y del deporte español.